Producir energía limpia que no afecte a la naturaleza y que además contribuya al desarrollo de una sociedad o país es cada vez más necesario.

A nivel mundial, el aprovechamiento de las energías renovables ha crecido de manera importante, la volatilidad de los precios de los combustibles convencionales, la lucha contra el cambio climático y la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio son algunos de los factores que han impulsado este crecimiento.

De acuerdo con Energeka los paneles solares en México son modernos dispositivos que cuentan con la tecnología con la cual se puede aprovechar la energía producida por el sol para transformarla en energía eléctrica, y así satisfacer la demanda energética de los seres humanos que habitan en las grandes ciudades o en las zonas rurales.

Los paneles están compuestos por pequeñas celdas solares con tecnología fotovoltaica, que mediante arreglos físicos tienen la capacidad de convertir una fracción de la radiación proveniente del sol en energía eléctrica.

Los costos y la cantidad de energía necesaria para la fabricación de paneles fotovoltaicos se han reducido en tal medida que la inversión se puede recuperar durante los dos primeros años de uso, mientras que la confiabilidad contra fallas y condiciones climáticas adversas otorga garantías que exceden los 20 años de vida útil.

Nuestro país es uno de los pocos que cuenta con un alto potencial en materia de energía solar, no por ello varios países están intentando abrir oficinas en diferentes puntos del territorio mexicano para impulsar y proveer de este servicio a todo el país; sin embargo, aunque parece una gran oportunidad es necesario que el gobierno preste atención e impulse la industria fotovoltaica a nivel nacional.

"México está viviendo una época de transición por el cambio de gobierno y el volátil ambiente económico mundial; por ello, es necesario impulsar la economía para fortalecer al país y un negocio en constante crecimiento, no sólo local sino mundial, es el sector energético", explicó Orlando Anuar Aguirre Rincón, gerente de Solarever, empresa 100% mexicana especializada en producir paneles solares en Tepeji del Río, Hidalgo.

Cabe destacar que China se propuso el compromiso de tener una capacidad fotovoltaica de 250 GigaWatts (GW) para el año 2022, no siendo el único país enfocado en incrementar su producción de energía por esos medios, le siguen Estados Unidos con una capacidad de 60 GW, Japón con 48 GW y Alemania con 42 GW.

"En cuanto a México tiene una capacidad de 0.5 GW, que quizá no parezca un número abrumador, pero teniendo en mente que México consume apenas  4.5% de la energía que consume China, comienza a tener un valor relevante. Y esto, aunado al crecimiento que se ha dado en el sector fotovoltaico en los países que lideran la capacidad de producción, de tal forma que suena una buena idea apostar por una industria que aporta grandes ventajas al país y al medio ambiente", señala Aguirre Rincón.

En este contexto, el reto para México es aprovechar la oportunidad para transformar su sector energético en uno que atraiga inversión y talento, y con mayores beneficios en materia ambiental.

[email protected]