Durante el año pasado, el valor del mercado de recargas de telefonía celular en México ascendió a 125,320 millones de pesos, que equivalen a 9,640 millones de dólares, informó la empresa The Competitive Intelligence Unit.

Refiere que en el país existen casi 84 millones de líneas de prepago y 2.9 usuarios de planes de pago mixtos, de estos últimos la mitad utiliza algún medio de recarga al agotarse el crédito.

De acuerdo con un reporte de la consultora, 87% de los usuarios de telefonía celular utiliza las recargas electrónicas para contar con saldo para emitir comunicaciones escritas y de voz y para acceder a Internet móvil.

En este caso, los usuarios de telefonía móvil se pueden clasificar entre los que cuentan con planes de renta mensuales y los que utilizan sistemas de prepago. Los primeros gastan más cada mes que los segundos, aunque en los últimos años se ha registrado una caída generalizada del gasto promedio mensual.

Lo anterior se debe principalmente a la reducción de precios originada por la caída de las tarifas de interconexión, aunado a que hoy existen nuevas opciones de comunicación mediante planes de datos, los cuales en muchas ocasiones no tienen costos adicionales.

Según el reporte, casi una tercera parte de los usuarios gasta menos de 100 pesos, otra tercera parte paga de 101 a 200 pesos, 16% destina de 201 a 300 pesos, en tanto que sólo 7.0% de las personas gasta más de 500 pesos al mes, lo que se traduce en que ocho de cada 10 usuarios invierten menos de 300 pesos mensuales en servicios móviles.

CUESTIÓN DE EDAD Y GÉNERO

Los adultos contemporáneos, quienes ya tienen un mayor poder adquisitivo y preferencia por el uso de nuevas tecnologías, muestran una mayor predisposición por los planes de pago, mientras que los jóvenes de 16 a 20 años, quienes están más restringidos en términos económicos, buscan planes de prepago.

Por género, 27% de los hombres contrata planes de pago mensuales y sólo 19% de las mujeres cuenta con esta opción.

En cuanto a la frecuencia de las recargas, una tercera parte de las personas acude al menos una vez por semana a realizarlas, otra tercera parte lo hace de dos a tres semanas, mientras que los demás tardan un mes o más en recargar el saldo de sus equipos móviles.

Sobre las formas de recarga, la mitad de los usuarios utiliza recargas electrónicas, 40% lo hace mediante fichas o tarjetas de prepago y sólo 5.0 por ciento a través de cajeros automáticos, añade la consultoría.

klm