La terminal de almacenamiento de combustibles constituida como TP Terminals que es una sociedad entre Infraestructura Energética Nova (IEnova) y la suiza Trafigura, firmó un contrato de servicios de largo plazo con la estadounidense Marathon Petroleum Corporation por una capacidad de 650,000 barriles, equivalente aproximadamente al 30% de la nueva capacidad de la terminal de recibo, almacenamiento y entrega de gasolinas, diésel y turbosinas, que es de 2.2 millones de barriles en Manzanillo, Colima.

La terminal permitirá a Marathon Petroleum suministrar gasolina y diésel a su red de estaciones de servicio Arco en el país. Esta terminal marina mejorará la logística y aumentará la confiabilidad en el abasto de productos refinados en el área de Manzanillo, Colima, así como en el área de Guadalajara, Jalisco.

IEnova será responsable de la implementación total del proyecto, incluyendo permisos, ingeniería, procura, construcción, financiamiento, operación y mantenimiento. Con una inversión de aproximadamente 285 millones de dólares, se espera, sujeta a los tiempos de obtención de permisos, que la terminal inicie operaciones comerciales en el primer trimestre de 2021.

Como se anunció previamente, el 70% restante de la nueva capacidad de almacenamiento fue contratada por Trafigura y BP, quienes sujeto a la celebración de ciertos acuerdos, también tendrán la opción de adquirir hasta el 49% del capital del proyecto. IEnova permanecerá en todo momento con al menos 51% del capital, informó la filial mexicana de Sempra Energy.

Actualmente, IEnova está construyendo tres terminales y ha anunciado cuatro terminales adicionales que se encuentran en desarrollo, consistente con su compromiso de posicionarse como líder en el segmento de transporte y almacenamiento de refinados, así como contribuir con la seguridad energética de México, detalló la empresa.

En tanto, Arco ha importado alrededor de 900 millones de litros de combustibles automotrices en casi dos años al país para sus 200 estaciones de servicio en territorio mexicano y cuenta con planes de inversión por más de 300 millones de dólares para contar con 1.6 millones de barriles de almacenamiento al 2020,  duplicando así su volumen de suministro en dos años.

Desde agosto de 2017, la estadounidense inauguró su primera estación de servicio en Baja California, misma que suministró con pipas de combustible transformado en una de las refinerías de Marathon de Los Ángeles. Ya para el mes de octubre de ese año llegó su primer barco con combustible de importación al puerto de Rosarito, Baja California, luego de que Tesoro, también subsidiaria de Marathon, obtuvo en la primera temporada abierta para arrendamiento de capacidad de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Ya en septiembre del año pasado, Arco llegó a 100 estaciones de servicio, volumen de establecimientos que duplicó al llegar al mes de mayo.

Así, tiene ya 1.6% del mercado de estaciones de servicio en el país y de sus establecimientos, 150 tienen su marca y las 50 restantes operan con bandera blanca en espera de convertirse a la marca Arco. 

En la actualidad, la estadounidense tiene presencia en cinco estados de la República: Baja California, Baja California Sur, Sinaloa, Sonora y Chihuahua, con suministro 100% de importación traído de las 16 refinerías de Marathon que procesa más de 3 millones de barriles por día en Estados Unidos.

[email protected]