Carlos Loret de Mola sonará por las mañanas desde el lunes 9 de abril en los micrófonos de Universal Stereo. Es la primera ocasión en diez años que el conductor mueve de horario y de frecuencia a su noticiero Contraportada y es también la primera vez que esta emisora de corte musical hace un espacio a la radio hablada y todavía más interesante que lo haga modificando la hora de transmisión de un programa de mucho arraigo entre los escuchas como es El Club de los Beatles, parte clave en la identidad de Universal 88.1 FM.

La mudanza de Carlos Loret de Mola de Radio Uno 104.1 a Universal Stereo es una muestra más de los reacomodos protagonizados en los últimos seis meses por afamados periodistas y los grandes grupos radiofónicos del país en las barras noticiosas y en tiempos electorales, a los que además se suman movimientos de locutores estrellas del entretenimiento en radio. 

No sólo eso, en los últimos meses los radiodifusores han buscado nuevas vías para llevar sus sonidos a la televisión y los de la TV abierta ahora van al cable o por satélite para ampliar los alcances de sus programas noticiosos. 

Hace apenas seis meses el conductor Leonardo Curzio dejaba Stereo Cien del grupo NRM Comunicaciones y ahora ocupa el horario dejado por Loret de Mola en Radio Uno. Curzio había llegado sorpresivamente a esa estación reemplazando primero al tuitero-youtuber Jorge Avilés “Callo de Hacha”, que a su vez relegó antes del aire al programa “El Panda Show”, mismo que llegó a sonar en los 92.1 MHz, la antigua señal de Universal Stereo. 

Tanto empresa como colaborador no han esclarecido oficialmente si el concepto “Contraportada” será replicado a las ocho de la mañana por Universal Stereo o si desde las instalaciones del Grupo Radio Centro se transmitirá un nuevo concepto de comunicación. “Ya estamos planeando el nuevo programa de radio. A partir del 9 de abril a las 8 am en 88.1. ¡Les va a encantar!”, escribió esta semana el periodista en su perfil de Twitter.

Grupo Radio Centro (GRC) ha confirmado el arribo del reconocido conductor a Universal y más allá de garantizar transmisiones para Carlos Loret en las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, no ha dicho más, pese a tener toda una cadena de radio a disposición del periodista. 

En su comunicado oficial, GRC se esmeró en informar lo que Loret de Mola ofrecerá a esa empresa radiodifusora: referencia en el gremio periodístico del país, espacio en el diario El Universal y la cadena Televisa, más 7 millones de seguidores en Twitter y 1.91 millones más en Facebook, canales que indirectamente podrían beneficiar a las ondas de Radio Centro.

Pero Universal Stereo no es cualquier estación de radio. Aun siendo un concepto de tipo musical, logra en las mañanas un mayor rating que el noticiero más escuchado de la radio hablada en ese horario, el de Ciro Gómez-Leyva, “Por la mañana” de Radio Uno, y al que Carlos Loret de Mola intentará quitar audiencia ahora desde la competencia.

De acuerdo con datos de la agencia de medición de medios INRA, en las mañanas del mes de febrero de 2018, Universal Stereo tenía un rating de 0.654 puntos, contra 0.532 puntos de Radio Uno; por su parte, la audiencia neta de Universal 88.1 fue de 108,253 oyentes por 88,172 escuchas de Radio Uno entre las 08:00 y las 10:00 horas.

Por las tardes, los números se invierten. Radio Uno, con Loret de Mola entre las 18:00 y las 20:00 horas tenía un rating de 0.277 puntos, contra uno de 0.213 puntos de Universal. Y la audiencia neta de Radio Uno se ubicó en febrero en 45,817 escuchas, frente a 35,200 de Universal.

 

Universal Stereo, que recientemente ha vivido una nueva serie de cambios desde el año 2016, cuando Grupo Radio Centro la llevó a los 88.1 desde los 92.1 de FM con motivo de estrategias propias y acuerdos comerciales con Grupo Siete, titular de la frecuencia del XHFO-FM, es la cuarta estación más importante para GRC y es la quinta más escuchada de la Ciudad de México, al menos hasta el año 2013, la última ocasión en que Radio Centro informó a detalle los números particulares de sus estaciones en esta plaza.

En aquel reporte financiero, Grupo Radio Centro informaba que Universal Stereo, todavía en los 92.1 MHz, acaparaba el 5.7% de la audiencia total de la Ciudad de México. Sólo los conceptos de “La Z”, “Stereo Joya” y “Alfa Radio”, todos de casa más uno de otro grupo, se le adelantaban en cuotas de mercado.

“Universal ha mantenido un perfil como estación desde hace décadas y le ha funcionado de maravilla. Desde que Stereo Rey cambió su perfil, Universal se quedó con el concepto y con la audiencia. Y tiene más rating Universal que Ciro Gómez-Leyva. No veo por dónde (pueda Loret de Mola quitar audiencia), si supuestamente Ciro es el rey del rating en ese horario después de la salida de Carmen Aristegui”, plantea Claudia Benassini, investigadora de medios y contenidos en la Universidad La Salle.

“¿Podrá Loret con Ciro y con la hora de los Beatles; con la nostalgia de Universal? Radio Centro podría sufrir lo que ha sufrido Fórmula tras desplazar al Panda Show con Callo de Hacha, que nadie quiso y perdió mucho rating”, añade.

Universal Stereo es una estación consolidada, su concepto tiene arraigo entre los escuchas y poco ha cambiado con el tiempo desde su nacimiento en 1974; sólo se ha mudado de frecuencia: del 107.3 al 92.1 en 1998 y de ahí al 88.1 en mayo del 2016.

En 2013, Universal Stereo aportó el 12.9% de los ingresos totales de Grupo Radio Centro en México, según un reporte financiero de la compañía para ese año.

“Loret de Mola es un periodista reconocido y es también una marca que por lo visto vende y vende bien. Ese es un elemento que pesó mucho cuando GRC se decidió por contratarlo. Su acceso privilegiado a políticos, funcionarios públicos y empresarios, contribuye a darle mayor peso a su programa y tener primicias o exclusivas, lo que a la larga implica rating o audiencia”, dice Gabriel Sosa Plata, experto en temas de radiodifusión en México y añade:

“Estos cambios se dan en procesos electorales y han sido una constante. Cada que hay elecciones se mueven  piezas en los medios, lo que también es un indicio de las líneas editoriales que se espera de los grupos mediáticos. GRC sacrificó un espacio musical y es comprensible. Creo que en ingresos e influencia es más redituable tener a Loret de Mola que un programa musical”.