Nuestra posición es firme, queremos comprar medicinas a fabricantes nacionales, pero si ellos no pueden garantizar la calidad, el abasto o el precio, la traeremos de donde sea necesario... en el caso del Metotrexato fue de Francia. Estaremos buscando las mejores opciones, dice Raquel Buenrostro, oficial mayor de la Secretaría de Hacienda.

La funcionaria se toma una pausa el domingo para hablar de la compra del Metotrexato, un medicamento que se utiliza para tratamientos de cáncer. El cargamento, que consiste en 38,200 unidades, llegó el sábado de madrugada y con su llegada se garantiza el abasto para lo que resta del 2019. “Hubo mucha presión de la industria, pero no cedimos. Nos decían que iba a haber desabasto y otras cosas. El asunto de fondo es que hay un sólo fabricante nacional, Laboratorios Pisa. Es un monopolio y se detectaron problemas de calidad en su producción desde mayo. Hasta ahora no ha podido restablecer su producción en las condiciones que Cofepris le está exigiendo”.

Las 38,200 unidades de Metotrexato serán distribuidas entre las instituciones del sector salud, de acuerdo con sus necesidades, a fin de que las unidades médicas empiecen a tener el medicamento a partir del lunes en la Ciudad de México y desde el martes a nivel nacional. La gestión de compra tomó sólo una semana.

El gobierno de México compró la medicina a Laboratorios Mylan, uno de los tres mayores productores de genéricos en el mundo. El precio de compra representa un ahorro muy pequeño. En la presentación de 50 mgs son 81.70 pesos frente a los 82 pesos que antes se pagaban. En la presentación de 500 mgs, el precio de compra es 253.70 contra 254.7 pesos “En este caso, la prioridad no era el precio sino tener abasto con la calidad y en los tiempos que necesitamos. La experiencia nos sirvió para ver que sí podríamos trabajar con otros proveedores, en este caso en el extranjero”, explica la funcionaria de Hacienda. El medicamento se adquirió a la planta de Mylan en Francia, porque es donde había producto en inventario. Una ventaja de comprar en Francia es que el producto cuenta con el registro de la Autoridad Sanitaria Europea, que es reconocida por la Organización Mundial de la Salud como de los más altos estándares, agregó Salud.

“Quiero subrayar que no es lo ideal, porque sería mejor trabajar con fabricantes mexicanos, pero en condiciones que sean razonables (...) espero que los productores de medicamentos mexicanos entiendan lo que estamos haciendo y sepan que las cosas están cambiando”, dice Raquel Buenrostro, que desde la Oficialía Mayor de Hacienda está a cargo de las principales compras del gobierno, en particular aquellas que se realizan en forma consolidada, donde dos o más dependencias compran “en paquete”. En los medicamentos, las compras consolidadas se han vuelto una de las formas de lograr eficiencias al conjuntar para la compra de medicamentos que cubrirán las necesidades de abasto del 2020, la Secretaría de Hacienda está trabajando con médicos y especialistas, con el fin de tener una idea más clara de sus requerimientos, “estamos viendo la posibilidad de actualizar en algunos casos el medicamento que se está utilizando (...) el objetivo es tener mejores medicinas para los pacientes de México. Hay casos en los que se siguen trabajando con medicamentos que llevan varios años y no se han incorporado las mejoras o innovaciones que ha habido”.

El viernes, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que “mediante verificaciones realizadas, hemos constatado que actualmente los principales productores de Metotrexato en México no cuentan con el certificado vigente de buenas prácticas de fabricación, emitido por esta autoridad, motivo por el cual están suspendidos sus procesos de producción”.

De acuerdo con la Cofepris, entre estas empresas se encuentra Laboratorios Pisa que, desde mayo del 2019, fue verificada en su planta ubicada en la alcaldía de Coyoacán, en la CDMX, a partir de una denuncia en el Hospital del Niño Poblano, vinculada a reacciones adversas por el uso de Metotrexato. Como consecuencia de esta verificación, desde el 9 de mayo quedó suspendida la línea de producción de Metotrexato por incumplimiento de las buenas prácticas de fabricación.

Según el órgano de regulación sanitaria, Laboratorios Pisa no presentó programa de corrección de las irregularidades y fue hasta el 11 de septiembre de este año que la directora de Asuntos Regulatorios de la empresa informó a la Cofepris que habían iniciado la corrección de sus procesos y que, a partir del 7 de octubre del 2019, estarían en condiciones de recibir una nueva verificación para constatar la atención a las irregularidades observadas.

Conflicto sensible:

El conflicto por el abasto en hospitales públicos de metotrexato, un medicamento que se utiliza para el tratamiento algunas formas de cáncer en niños, tiene como raíz el hecho de que prácticamente un fabricante nacional concentraba el abasto del producto.

  • A principios de mayo se presentó una denuncia en el Hospital del Niño Poblano, vinculada a reacciones adversas por el uso del metotrexato surtido por Laboratorios Pisa.
  • Como consecuencia, la Cofepris realizó una visita de verificación a la planta de Coyoacán de Laboratorios Pisa, y ordenó la suspensión de la línea de producción.
  • Según la Cofepris, Laboratorios Pisa no presentó programa de corrección de las irregularidades y fue hasta el 11 de septiembre que la empresa informó que habían iniciado la corrección de sus procesos.
  • Laboratorios Pisa informó que sería a partir del 7 de octubre del 2019 que estarían en condiciones de recibir una nueva verificación.
  • Ante el riesgo de desabasto del metrotexato por la interrupción de la oferta de Laboratorios Pisa, el gobierno federal a través de la oficialía mayor de la SHCP decidió importar desde Francia un cargamento de 38,200 unidades de metotrexato.

[email protected]