Si se cancelan los contratos de autoabasto, la industria en México pagará un sobrecosto energético de hasta 42%, lo que será un “golpe tremendo” para la competitividad del país, advirtió Víctor Ramírez, vocero de la Plataforma México Clima y Energía.

También, alertó, si México no cumple con sus obligaciones internacionales, se hará acreedor de forma unilateral a recibir sanciones como la imposición de aranceles, lo que elevará los productos mexicanos 15% por incumplir.

Al participar en el Foro Diálogo Abierto sobre la Reforma Eléctrica y sus implicaciones al bienestar, organizado por la Coparmex, el vocero de la Plataforma México Clima y Energía aseguró: “No hay una forma con la actual política energética y menos con la reforma eléctrica que pudiera cumplirse con los acuerdos internacionales y se darían pasos atrás”.

Por ello, refirió que el cancelar los permisos de autoabasto, “la iniciativa privada, las grandes empresas, todos los usuarios de autoabastecimiento, tendrían un incremento de costo de energía de entre 15 y 30% de saque, pero además la CFE (Comisión Federal de Electricidad) tendría que hacer uso de plantas que ya tiene en el retiro, o que no se despachan tendría que usarlas, lo cual significa en promedio otro 17% de capacidad extra de generación, según cuentas, el promedio de incremento de costo de energía para la gran industria, en promedio rondaría el 42% el costo de generación, lo que sería un golpe tremendo”.

Sin embargo, en otra mesa del evento, Patricia Armendariz, diputada morenista, sostuvo que los contratos de autoabasto “no desaparecerán” y se respetará a la “verdadera sociedad de autoabasto” que no incurran en defraudación fiscal.

No obstante, Gabriel Quadri, diputado del PAN le explicó a la legisladora morenista: “eso lo permite la Ley, Paty, eso no es ilegal, se trata de que haya más mercado, más opciones, contratos, es un tipo contrato bilateral, no tiene nada de malo, y si la ley lo permite, adelante, y si hay defraudación fiscal, que se castigue, pero no por eso tienes que acabar con el autoabasto”.

José Medina, presidente de la  Coparmex, dijo que el empresariado coincide con el objetivo de que “necesitamos luz para todos los mexicanos sin apagones a precios accesibles y también coincidimos en la necesidad de fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad, nos preocupa de manera particular que siendo una empresa productiva del estado que era rentable el año pasado perdiera 65,000 millones de pesos”.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx

kg