Pese a que empresas del Grupo Iusacell, Multivisión y Avantel han promovido 36 juicios de amparo ante el Poder Judicial contra las licitaciones de espectro para servicios de telefonía móvil e Internet, ninguna ha logrado obtener la suspensión definitiva, por lo que los procesos están totalmente apegados a derecho.

La Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) aseguró en un comunicado que 'en el momento en que alguno de los jueces emita una sentencia que implique detener el proceso de licitación, entonces se acatará plenamente la disposición de los Tribunales'.

Grupo Iusacell detalló la Cofetel, ha promovido 30 juicios de amparo; algunos de ellos aún se encuentran en trámite y otros han sido desechados, pero la empresa está en tiempo de solicitar recursos de revisión y otros más han sido definitivamente concluidos.

'Tan sólo el pasado miércoles, Grupo Iusacell interpuso 10 juicios de amparo; en nueve de ellos se negó la suspensión provisional y el otro fue desechado'.

Si bien en un caso promovido por el Grupo Iusacell se otorgó ya un amparo, se trata de una sentencia en primera instancia y Cofetel está por interponer un recurso de revisión, pues el fallo no está apegado a Derecho.

El caso está en manos del Juez Noveno de Distrito en Materia Administrativa, en el Distrito Federal, quien en 2004 negó a Unefon, empresa del Grupo Iusacell, una suspensión definitiva promovida contra una licitación relacionada también con el uso y explotación del espectro radioeléctrico.

La negativa fue confirmada por el Décimo Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito.

Asimismo, Multivisión promovió cuatro juicios de amparo, dos están aún en trámite y dos fueron ya concluidos.

Por su parte, Avantel presentó dos juicios de amparo y ambos están aún en trámite.

Adicionalmente, en el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA) se han presentado cuatro Juicios de Nulidad y sólo en uno de ellos se otorgó la suspensión provisional para efectos de que se continúe con la Licitación pero no se entreguen los fallos correspondientes.

Al respecto, el órgano regulador está por presentar sus argumentos de defensa en espera de obtener una sentencia favorable es decir, que se niegue la suspensión definitiva a la empresa.

Por ello expuso que otorgar una suspensión definitiva que frene el proceso de licitación afectaría la competencia en el sector de las telecomunicaciones e impediría la prestación de una mayor oferta de servicios con mejores tarifas para los usuarios.

RDS