La Secretaría de Economía dejará de concentrar los apoyos a la atracción de inversiones en las grandes empresas automotrices, las más beneficiadas con estímulos públicos en los últimos dos años.

“Creemos que México tiene una enorme necesidad de atraer inversión extranjera, pero que sea en función a lo que existe en el país y lo que requiere el país”, dijo Graciela Márquez, secretaria de Economía.

Los fabricantes de automóviles establecidos en México incluyen Audi, Baic Group, FCA Group, Ford, General Motors, Honda, Kia, Mazda, Nissan, Toyota y Volkswagen.

En particular, la producción de Mercedes Benz está asociada a través de Nissan-Daimler, Hyundai produce a través de su socio Kia, y BMW está construyendo una planta en San Luis Potosí.

Juntas, estas empresas producen más de 40 marcas y 500 modelos. Alrededor de 82% de la producción de vehículos se dedica a las exportaciones, mientras que el restante 18% se destina al mercado nacional mexicano.

“Pero, por ejemplo, si ocho de los 10 proyectos que se apoyaron en los últimos dos años tienen exclusivamente que ver con el sector automotriz y los subsidios que dimos, los dimos a BMW, a General Motors, a Mercedes Benz (...) ocho de los 10 estuvieron en automotriz. Las automotrices van a venir a México de cualquier manera por la integración de los mercados”, expuso Márquez.

Sus declaraciones se produjeron mientras el gobierno federal realiza un replanteamiento de las políticas de promoción de exportaciones y de atracción de Inversión Extranjera Directa (IED).

“A lo mejor sí conviene ayudar y conviene hacer convenios con los estados donde se van a implantar los nuevos establecimientos fabriles, pero lo que creemos es que esos ocho proyectos pudieron haber sido mucho más efectivos en cerrar cadenas de valor en otros sectores. La cobija no alcanza para todos, hay que maximizar y hacer más eficiente el uso de los recursos”, añadió Márquez.

En el primer semestre de 2018, ProMéxico registró 91 proyectos que involucraron inversiones conjuntas por 9,385 millones de dólares, de los cuales 21 de ellos correspondieron al sector automotriz, con inversiones por un total de 724 millones de dólares.

ProMéxico sigue siendo el organismo federal encargado de promover las exportaciones y el establecimiento de las empresas mexicanas en el extranjero (lo que se conoce como internacionalización), así como la inversión extranjera. A finales de diciembre, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, confirmó la desaparición de ProMéxico.

En su programa actual, ProMéxico busca contribuir a las cadenas globales de valor en los sectores de mayor interés como infraestructura, turismo, energía y automotriz, identificando actores clave con información estratégica del sector.

También pretende favorecer la integración de cadenas de proveeduría en siguientes sectores estratégicos: metalmecánico, automotriz, autopartes y energías renovables, a través de la búsqueda de oportunidades de procesos faltantes en México.

En general, la industria automotriz mexicana se divide en el sector de vehículos de pasajeros y vehículos pesados para la construcción y la agricultura.

México es el séptimo fabricante de vehículos de pasajeros más grande del mundo, y produce casi 4 millones de autos anualmente.

Además es el quinto productor mundial de autopartes, con 92,000 millones de dólares en ingresos anuales, y el segundo mayor mercado de exportación para autopartes de Estados Unidos.

[email protected]