La Organización Mundial de Comercio (OMC) requiere “apoyo político” para sacarla del “hoyo” en que se encuentra, planteó Jesús Seade, candidato de México a Director General de esa organización.

Su declaración se enmarca en una guerra comercial en la que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha llevado a cabo alzas unilaterales de aranceles contra China, y el presidente de esta nación asiática, Xi Jinping, ha respondido con represalias, en ambos casos sin seguir los procedimientos en la OMC.

En una conferencia de prensa tras reunirse con el Consejo General de la OMC en Ginebra, Seade ofreció “contribuir a despertar ese apoyo que se ha perdido” en los últimos 26 años, en referencia al periodo en el que no se ha podido negociar exitosamente una ronda de negociaciones.

“Ofrezco mi experiencia en regiones y círculos políticos de todo el mundo, y espero marcar la decisiva diferencia necesaria para que la OMC gane un ímpetu perdido en los últimos años”, enfatizó.

Junto con la guerra comercial, parcialmente detenida, varias naciones han incrementado sus barreras al comercio y restringido exportaciones, a la vez que prosigue desde diciembre de 2019 la inoperancia del Órgano de Apelaciones, la última instancia de resolución de controversias de la OMC.

Ante ese “enorme desafío”, Seade ofreció que él puede “contribuir a la conceptualización de alternativas” en un momento en el que no hay consenso sobre las soluciones y las reformas más amplias de la institución permanecen bajo discusión activa, sin avances sustanciales.

Estados Unidos quiere “disciplinar” a China, a la que llama una “economía estatal”, y ha bloqueado la designación de nuevos panelistas en el Órgano de Apelación como una medida de presión para generar una reforma interna a la OMC, con el propósito de reducir el número de miembros clasificados como “en desarrollo” y mermar sus beneficios consecuentes.

Seade dijo que para destrabar las negociaciones en este último punto, el enfoque debe ser sobre cuál es la contribución que puede hacer cada miembro de la OMC.

En otra vertiente más reciente, los países han enfrentado problemas de logística por la pandemia de Covid-19, la cual pospuso la próxima reunión ministerial de la OMC de 2020 a 2021 y presionó para que el actual director general, Roberto Azevêdo, decidiera dejar el cargo el próximo 31 de agosto, un año antes de lo programado.

En la coyuntura, la OMC y, en particular, su nuevo Director General pueden desempeñar un papel crucial para impulsar el comercio mundial y apoyar con ello a un menor deterioro económico derivado de Covid-19.

Seade afirmó que se requiere un dirigente con experiencia como negociador, que conozca a profundidad el tema comercial y que pueda obtener el apoyo político para impulsar los cambios, con capacidad de hablar con negociadores y ministros de comercio.

Con la inoperancia del Órgano de Apelaciones, Estados Unidos quiere también aclarar las disposiciones vinculantes en materia judicial, erosionando lo que se perfila como un sistema de “justicia” y llevándolo más a uno “conciliatorio” a través de negociaciones.

Seade destacó que ningún miembro en la OMC cuestiona la validez del Órgano de Apelaciones y que el debate se centra en cuestiones sobre cómo se toman las decisiones, por ejemplo.

El candidato mexicano compite con el británico Liam Fox, el saudita Mohammad Maziad Al-Tuwaijri, la keniana Amina C. Mohamed, la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala, el egipcio Abdel-Hamid Mamdouh, el moldavo Tudor Ulianovschi y la surcoreana Yoo Myung-hee.

[email protected]