En México, los talleres de Acámbaro, construidos en 1926 sobre la línea troncal México - Laredo de Tamaulipas, fueron los únicos de América Latina que construyeron maquinas de vapor.

En los patios de la estación del tren de Acámbaro se exhibe la locomotora de vapor 296, conocida como La Fidelita , cuya construcción fue toda una hazaña. Tuvo un costo de 80,000 pesos, mientras que el mismo tipo de máquina en Estados Unidos costaba 385,000 pesos.

Inaugurada el 10 de Junio de 1944, en su primer recorrido La Fidelita partió de Acámbaro a Tacubaya. Iba llena de flores, con dos banderas mexicanas y en el centro una pintura del cura Miguel Hidalgo y Costilla.

Al llegar a su destino, estaba un ansioso grupo de técnicos norteamericanos que la revisaron exhaustivamente y corroboraron que estaba en perfectas condiciones.

La existencia de la nueva máquina de vapor causó el descontento de Estados Unidos, al demostrar que México ya no dependía tecnológicamente de ese país.

Tras quitar el permiso de patente para la construcción e máquinas de vapor, en la reorganización de Ferrocarriles Nacionales se pidió desmantelar, de una vez por todas, todo taller menor incluyendo los de Acámbaro.

La Fidelita se encuentra actualmente en exhibición dentro del Museo del Ferrocarril de Acámbaro para orgullo de Guanajuato.

VEN Y CONOCE ESTE MUSEO

Está ubicado en los andenes del ferrocarril del municipio de Acámbaro. A un costado dentro de las mismas instalaciones, se puede admirar la máquina de vapor 296 Fidelita , construida en esos talleres.

Horario de visitas: Sábados y Domingos, de 10:00 a 14:30 hrs.

Entrada Libre.