Ya que el país se prepara para la apertura total del sector gasolinero en el 2018, los transitorios de la reforma energética establecieron el inicio de este año como plazo máximo para que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) publique los lineamientos para la construcción y operación de gasolineras nuevas o existentes.

Con ello, la subsidiaria Refinación de Petróleos Mexicanos (Pemex) -que en febrero del 2015 iniciará su transformación para quedar dentro de la nueva subsidiaria de la estatal llamada Transformación Industrial- deja la atribución de determinar las condiciones técnicas y de seguridad para el funcionamiento de las estaciones de servicio del país y la transfiere a la CRE.

Entre las determinaciones que se considerarán -no sólo para la franquicia Pemex sino para cualquier marca- están la obra civil, sistemas de almacenamiento, de conducción de combustible, las instalaciones eléctricas y la imagen que debe tener cada uno de estos establecimientos.

En el nuevo esquema, la competencia no estará en los precios bajos -que tendrán diferenciales de centavos en el corto y mediano plazo, dada la concentración de la proveeduría- por lo que habrá nuevos negocios y servicios en las estaciones, así como el expendio multimodal, una nueva figura que permitirá la venta de gas y otros combustibles.

Las estaciones tendrán restaurantes, máquinas expendedoras o cualquier otro tipo de negocio que el espacio en que están situadas permita. Todo ello regulado por la CRE, como lo detalló el grupo Car-go, organización conformada por 150 estaciones de servicio de Tlaxcala, Veracruz, Puebla y el Valle de México.

La Asociación Mexicana de Proveedores de Estaciones de Servicio (Ampes) prevé que el número de estaciones de servicio aumentará 10% anual, con lo que habrá unas 1,000 gasolineras nuevas cada año durante los próximos cinco.

Lo anterior implica un crecimiento casi tres veces superior al que ha tenido el número de estaciones de servicio en los últimos cinco años, que de acuerdo con la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas) ha crecido 3.8% interanual, aunque en los últimos dos años ha aumentado apenas 1 por ciento.

Ante ello, el sector tendrá inversiones por 1,000 millones de dólares anuales, dado que cada estación de servicio cuesta alrededor de 1 millón, según la propia Ampes.

Las nuevas reglas, según el abogado del sector, Manuel Cervantes, implican que no hay marcha atrás en la apertura, que para la venta de gasolinas al público habrá migración de los franquiciatarios actuales hacia la figura de permisionarios y que podrán vender gasolina provista por Pemex o cualquier otra empresa.

Especificaciones para gasolineras, en manos ?de la CRE

  • Obra civil.
  • Sistemas de almacenamiento.
  • Conducción de combustible.
  • Instalaciones eléctricas.
  • Dimensiones e imagen.
  • Nuevos comercios.
  • Distancia entre los comercios y los espacios combustibles.
  • Distribución multimodal.

[email protected]