Monterrey, NL. La armadora KIA México, anunció que ante la escasez global de semiconductores, realizará un ajuste a su producción, con una suspensión de actividades productivas del 11 al 15 de octubre, en su planta de Pesquería, Nuevo León, para volver a la normalidad el próximo 18 de octubre.

En un comunicado explicó que tomaron la decisión de "suspensión de actividades productivas, debido al fenómeno de escasez de semiconductores, que afecta a la industria automotriz a nivel global, y ocasiona la interrupción en el suministro de componentes clave para el funcionamiento de diversos sistemas en los vehículos actuales".

Durante este periodo la planta aprovechará para ejecutar actividades de mantenimiento, y limpieza en las diferentes áreas del complejo industrial de Pesquería.

“Este ajuste no afectará la operación comercial de la marca en México a través de sus concesionarios, en donde el servicio, atención y venta continuarán de manera normal”.

Como se recordará, Kia México suspendió sus actividades en abril y mayo de 2020, debido al cierre de empresas, que en ese momento se consideraron como no esenciales, por la pandemia de Covid-19.

La suspensión de 2,400 trabajadores que participaban en el proceso de producción, inició el 6 de abril de 2020, y el 26 de mayo se reanudaron las operaciones en la planta de Pesquería.

KIA México produce alrededor de 250,000 unidades al año, de los modelos Forte, Río y Hyundai Accent.