Gas Natural del Noroeste firmó un convenio con el gobierno de Michoacán y la representación local de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción (CMIC), con quien trabajará en un proyecto inicial de 200 millones de pesos para instalar gas natural en áreas comerciales, industriales y residenciales.

De igual forma, la empresa dio a conocer que participará con el gobierno de dicho estado en un proyecto de renovación de parque vehicular, para suministrar de gas natural al transporte público en una flotilla inicial de 3,000 vehículos.

Gas Natural del Noroeste informó que da servicio en las 16 alcaldías de la Ciudad de México y en 19 estados de la República, en tanto que el gas natural en transporte urbano lo utilizan en nueve entidades del país.

Esta empresa pertenece a Grupo Simsa, fundado en 1967 por un núcleo de empresas laguneras orientadas a la producción y distribución de bienes y servicios en gas LP, gas natural, transporte, diesel y gasolina, alimentos y agregados para la construcción, entre otros rubros.

Con capital 100% mexicano y una experiencia de más de 40 años en el mercado, hace 19 años decidió diversificarse y apostar por el mercado ecológico del futuro, donde hoy tiene presencia en un total de 22 ciudades de la República.

Actualmente, Gas Natural del Noroeste llega a Michoacán, luego de que en el 2016 ganó la concesión otorgada por la Comisión Reguladora de Energía, de la Secretaria de Energía (SE) para operar en todo el territorio estatal.

El gas natural no contiene azufre ni plomo, no produce hollín ni partículas sólidas y es el uno de los combustibles recomendados por el Protocolo de Kyoto, debido a que genera una mínima aportación de efecto invernadero.

La alternativa del gas natural es mucho más económica que el gas LP, el diesel y el combustóleo y resulta ser sumamente cómodo y económico, porque se paga hasta después de haberse consumido y mediante un recibo similar al que se recibe del consumo de luz o agua.

La apuesta de Gas Natural del Noroeste en Michoacán, dijo, es generar empleos directos e indirectos destinados a la los lugareños para reactivar economías locales y regionales.

Destacó que el gas natural es una alternativa amigable con el ambiente ya que emite significativamente menos bióxido de carbono reduciendo así la aportación del efecto invernadero, además de que es económicamente más viable al reflejar un ahorro de hasta 49% en el uso residencial.