Durante octubre del 2014, la inversión fija bruta aumentó 7.1% a tasa anual desestacionalizada, nivel que representó el más alto desde marzo del 2012 (7.9%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El componente de la demanda agregada que constituye los gastos efectuados en maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de construcción, presentó su sexto crecimiento consecutivo, después de permanecer 12 meses en terrenos negativos.

Esta lectura de aceleración en el corto plazo, con ajuste estacionario, derivó de la trayectoria ascendente que trazaron sus componentes.

La construcción sigue sin ceder terreno. Sus gastos se incrementaron, por quinto mes al hilo, en 3.9%, que significó un avance marginal respecto al mes previo (0.0004 puntos porcentuales); este aumento fue el más alto desde mayo del 2012 (4.1 por ciento). Este sector exhibió 14 meses seguidos con caídas antes de ostentar esta reactivación.

Dentro de la construcción, el apartado de residencial obtuvo la tasa anual desestacionalizada más elevada en 76 meses (8.6%), mientras el no residencial se desaceleró al pasar de 2.2 a 0.6%; el lado positivo de este elemento fue que consiguió su segunda alza contigua, después de mantenerse con desplomes 23 meses continuos.

Sobre los gatos realizados en maquinaria y equipo, éstos obtuvieron el mayor crecimiento anual en 23 meses en series ajustadas (11.9%); a su interior, los de origen importado aumentaron de 8.0 a 12.8% y los nacionales de 1.4 a 8.5 por ciento.

La tasa promedio anual de la inversión fija bruta de enero a octubre del 2014, ajustada por estacionalidad, fue de 1.6%; y aunque la dinámica es mejor que en el mismo periodo del año pasado (-1.5%), aún está lejos de lo mostrado en el 2012 (5.3%) y el 2011 (8.0 por ciento).

Con variaciones mensuales, la inversión, después de caer 0.38% en septiembre pasado, ascendió 1.89% en el mes de referencia, la mejor cifra en 11 meses. Por componentes, los gastos efectuados en maquinaria y equipo total avanzaron 6.06% y los de construcción 0.08 por ciento.

Cifras sin ajuste

Con series originales y en su comparación anual, la inversión fija bruta total creció 6.8% en términos reales en el décimo mes año pasado, obteniendo la mayor variación en 25 meses y ligando seis cifras positivas.

Maquinaria y equipo fue superior en 11.7% a tasa anual, debido al comportamiento de los gastos de origen importado y nacional. Los primeros se elevaron 13.0% por el alza en las compras, principalmente, de vehículos terrestres y sus partes; barcos y artefactos flotantes; vehículos y material para vías férreas; máquinas y material eléctrico; instrumentos y aparatos de óptica y médicos; manufacturas de fundición de hierro y acero, y muebles.

Los segundos gastos observaron un avance de 8.9%, producto del aumento en las adquisiciones de camiones y tractocamiones; automóviles y camionetas; equipo ferroviario; carrocerías y remolques; equipo aeroespacial; motores y generadores eléctricos; equipo y aparatos de distribución de energía eléctrica; maquinaria y equipo para la construcción y para la industria extractiva; calderas industriales; equipo de aire acondicionado y calefacción; bombas y sistemas de bombeo; muebles, excepto cocinas integrales, muebles modulares de baño y muebles de oficina y estantería, y computadoras y equipo periférico, entre otros.

Por su parte, los gastos ejecutados en construcción ascendieron 3.8% en el mes de referencia, como consecuencia del aumento en la generación de obras de edificación residencial de 8.5% (edificación de vivienda unifamiliar y multifamiliar).

Mientras la no residencial alcanzó una variación de 0.3% por mayores obras relacionadas, fundamentalmente, con edificación de inmuebles comerciales y de servicios; obras de urbanización; construcción de carreteras, puentes y similares; sistemas de riego agrícola; obras marítimas, fluviales y subacuáticas, y edificación de naves y plantas industriales.

Metodología del INEGI

La gran mayoría de las series económicas se ven afectadas por factores estacionales, que son efectos periódicos que se repiten cada año y cuyas causas pueden considerarse ajenas a la naturaleza económica de las series, como son las festividades, el hecho de que algunos meses tienen más días que otros, los periodos de vacaciones escolares, el efecto del clima en las diferentes estaciones del año, y otras fluctuaciones estacionales, de acuerdo con la metodología del INEGI.

En este sentido, la desestacionalización o ajuste estacional de éstas consiste en remover estas influencias intra-anuales periódicas, debido a que su presencia dificulta diagnosticar o describir el comportamiento de una serie económica al no poder comparar adecuadamente un determinado mes; las cifras desestacionalizadas también incluyen el ajuste por los efectos calendario (frecuencia de los días de la semana y, en su caso, la semana santa).

rodrigo.rosales@eleconomista.mx