Las transnacionales japonesas colocaron a la inseguridad y la inestabilidad social como el principal problema de sus operaciones en México, de acuerdo con una encuesta levantada por el Banco Japonés de Cooperación Internacional (JBIC, por su sigla en inglés).

Esta respuesta fue elegida por 54.4% de 90 empresas manufactureras consultadas entre julio y septiembre del 2015, como parte de una encuesta global en la que participaron 607 compañías niponas, difundida en el presente mes.

Los otros cuatro problemas destacados en sus operaciones en México fueron: la dificultad para conseguir personal a nivel gerencial (33.3%), la intensa competencia con otras empresas (31.1%), el alza de los costos laborales (25.6%), la dificultad para disponer de personal técnico o con ingeniería (23.3%) y la ejecución del sistema legal poco clara (23.3 por ciento).

La mayor parte de las empresas niponas invierte en México para exportar a Estados Unidos, con quien Japón fortaleció sus relaciones económicas. En segundo lugar, consideran el mercado local y al resto del continente.

En el 2014, las compañías japonesas emitieron Inversión Extranjera Directa (IED) por 114,000 millones de dólares en el mundo, colocándose como la cuarta fuente de capitales productivos, detrás de Estados Unidos (337,000 millones), Hong Kong (143,000 millones) y China (116,000 millones), según datos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En febrero del 2015, la última encuesta difundida por Jetro, la oficina gubernamental de promoción de inversiones de Japón, mostró los principales problemas que afrontan las empresas niponas en América Latina: mayor salario en el personal (66%), cambios del tipo de cambio (55.2%) y trámites complicados en aduanas (50.9 por ciento).

En seguridad, la respuesta con mayor porcentaje fue seguridad ciudadana, terrorismo , con 63.4 por ciento. Por países, los más altos caen en Perú (75.0%), Colombia (66.7%), Venezuela (88.2%) y México (69.3 por ciento).

[email protected]