Las empresas que generen tecnología en productos de valor agregado, como la automotriz, aeroespacial y electrónica, serán los salvavidas de la economía mexicana para mantener las exportaciones a Estados Unidos, pese a su bajo dinamismo que ya registra el mercado más grande del mundo, aseveró Patricia Zambrano, directora de Proyectos del Centro de Investigación e Innovación en Ingeniería Aeronáutica en la Universidad de Nuevo León.

La especialista de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Electricidad de la UANL recomendó a la industria manufacturera de México impulsar la innovación y reforzar el valor agregado, justo en este momento de reacomodo internacional de las economías, como la China que ha desacelerado, para remontar en el mercado estadounidense como principal proveedor.

Mencionó el peso de las industrias: la automotriz aporta el 30% al Producto Interno Bruto (PIB), la aeronáutica el 20% del PIB y el electrónico 10%, con lo cual habrá que fortalecer estos sectores para ser el motor de la economía. En entrevistada, Zambrano admitió que la preocupación por el efecto del tipo de cambio, en el que la manufactura podría trasladar el impacto al comercio y este a su vez al consumidor final: es incontenible la carga de un dólar fuerte.

Mientras las manufacturas puedan absorber el incremento del dólar frente al peso no hay problema, pero llega un momento en el que las manufacturas tendrán un punto en el que ya no podrán absorber esto y entonces deberán trabajar en el innovación para competir , consideró.

A unos días de iniciar la Expo Manufactura 2016, a realizarse en Monterrey, Nuevo León, la especialista alertó que si la economía de Estados Unidos se desacelera, el impacto para la industria mexicana será muy alto; no obstante, aquí el trabajo es hacer eficientes los procesos de manufactura para aguantar de la mejor manera .

Comentó que al margen del tipo de cambio, la industria manufacturera se encuentra inmersa en los procesos de desaceleración y aceleración.

[email protected]