El incremento de 15% al salario mínimo para el 2021, propuesto por Andrés Manuel López Obrador, es alcanzable si existe una aportación extraordinaria del gobierno federal como parte de la pandemia del Covid-19 y sea transferible directo a la nómina de los trabajadores, además del aumento que concedan los patrones, sostuvo Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Ante la situación complicada por la crisis económica y sanitaria, la Coparmex propuso un esquema tripartito de aumento salarial a partir de enero del 2021, bajo el cual deberá existir una Aportación Gubernamental Extraordinaria por Covid (AGEC) de 6.42 pesos diarios por cada trabajador otorgada por la administración federal, transfiriendo recursos a la nómina de los trabajadores.

La propuesta de los empleadores es que se otorgue el incremento del 4% por la inflación esperada, más un Monto Independiente de Recuperación (MIR) de 7.39 pesos que serán asumidos permanentemente y de forma íntegra.

De Hoyos explicó que se trata de que el gobierno morenista se haga corresponsable de la Nueva Cultura Salarial, y transfiera 195.28 pesos mensuales a los trabajadores que ganen el salario mínimo general durante 2021.

Mientras que los empresarios aportarían 224.7 pesos mensuales más el 4% de la inflación.

“Es momento de que el gobierno asuma su rol como principal agente económico y demuestre su compromiso con los trabajadores más vulnerables. Nosotros estamos listos para continuar con nuestro esfuerzo, esperamos una respuesta solidaria”, planteó el dirigente patronal.

Refirió que se enfrenta la peor crisis del último siglo, pues las medidas preventivas que se han implementado para mitigar y controlar la pandemia del Covid-19 han tenido “un impacto muy grave para el sector productivo, aunado a la ausencia de medidas de reactivación efectivas por parte del gobierno federal”. 

Gustavo de Hoyos demandó al gobierno de Andrés Manuel López a que apoye al trabajador en plena pandemia, ya que durante la jornada de sana distancia se perdieron 8 empleos formales por minuto y según datos del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) han desaparecido más de un millón de micro, pequeñas y medianas empresas. 

A pesar del difícil contexto que enfrentamos, la visión de la Nueva Cultura Salarial y nuestro compromiso de avanzar hacia un salario que cubra la línea de bienestar familiar permanece más vigente que nunca.

Desde 2016, la Coparmex tomó como una de sus principales banderas una Nueva Cultura Salarial. Se trató de un hecho inédito al ser la única organización patronal del mundo en asumir la mejora salarial generalizada como prioridad nacional.