El Banco Mundial reconoció que México ha conseguido captar nuevas inversiones incluso el año de la pandemia por Covid-19, pero matiza que estas entradas “se mantienen empañadas por las incertidumbres sobre la agenda económica de las autoridades mexicanas y la postura sobre el papel del sector privado en industrias clave”.

Para ilustrarlo, explicaron que el año pasado, México logró captar Inversión Extranjera Directa por 22,700 millones de dólares. Esta cifra se encuentra 27% abajo del flujo recibido el año previo.

De la inversión productiva que llegó el año pasado, refiere el informe, el 60% corresponde a reinversiones de ganancias de empresas que ya estaban en el país desde antes, y apenas 9,080 millones de dólares entraron como nuevas inversiones.

Al interior de sus Estadísticas Internacionales de Deuda, donde los expertos del Banco Mundial hacen una radiografía financiera de los 190 países miembros, refirieron que a nivel regional, todos los países de América Latina experimentaron una caída en el flujo de la IED durante el año de la pandemia.

En el informe divulgado a unas horas de que inicien las Reuniones Anuales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, detallaron que entre los países pares de desarrollo de México en la región, el que experimentó la mayor caída en la entrada de la IED fue Colombia, que ascendió a 53%; seguida por Perú, donde se redujo a un ritmo de 28% anual y en Brasil, que registró 27% menos de lo captado el 2019. 

Este documento será base de análisis para los representantes de los 190 países miembros del Banco Mundial y el FMI que asistirán de manera presencial a partir de mañana a las Reuniones Anuales. Un retorno tras un año exacto de haberse quedado en sus países para limitar el riesgo de contagio por la pandemia. Los medios de comunicación asisten de forma virtual a los encuentros.