La incertidumbre financiera mundial, principalmente proveniente de Europa, puede convertirse en un factor que inhiba el crecimiento económico de México, a pesar de la fortaleza macroeconómica que ostenta, alerta el sector privado.

El consenso es que la situación del país esta fortalecida y preparada para iniciar un proceso de crecimiento elevado , sin embargo, México requiere de cambios de fondo para sostener la fortaleza de la que hoy goza, sentencia el Centro de Estudios del Sector Privado (CEESP).

El organismo privado expresa que el nuevo gobierno deberá atender las demandas de reformas estructurales, de lo contrario, se seguirá dependiendo de la coyuntura externa para crecer, aumentando la vulnerabilidad a los desequilibrios internacionales.

El organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) demandó emprender con estado de urgencia una reforma hacendaria integral que contemple el fortalecimiento de las fuentes de ingresos del gobierno y que al mismo tiempo haga mucho más eficiente la asignación de los recursos.

Además, abunda, se requiere que las empresas perciban un ambiente idóneo para invertir, por lo que se debe considerar una reforma laboral y energética que en conjunto reduzca los costos de operación, pero que sea lo suficientemente efectiva para estimular la contratación de trabajadores y el desarrollo sustentable de las fuentes energéticas.

lgonzalez@eleconomista.com.mx

klm