El presidente de la eléctrica española Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, aseguró ante inversionistas que durante la presentación de los resultados financieros trimestrales de la empresa que descarta iniciar nuevos proyectos en México si el gobierno mexicano no quiere que siga invirtiendo allí.

Durante la conferencia con analistas para explicar las cuentas del grupo, Sánchez Galán aseguró que las políticas energéticas las elaboran los gobiernos y, si el de México quiere recibir inversiones, Iberdrola lo seguirá haciendo, pero teniendo en cuenta el marco regulatorio, según información del diario El País.

Cabe recordar que en junio pasado la ibérica canceló la inversión de 1,200 millones de dólares y la generación de 2,000 empleos para la construcción de la central de ciclo combinado a gas natural y vapor de agua de 204 megawatts de Tuxpan, Veracruz.

La cancelación de la central de Veracruz obedeció a la falta de proveeduría de gas, según el gobierno municipal de Tuxpan, pero cabe recordar que el gobierno federal ha emprendido una serie de modificaciones contra la producción privada de energía desde hace varios meses, actividad de la cual Iberdrola ha sido señalada como uno de los actores más beneficiados de regímenes anteriores.

Con presencia desde hace 20 años en el país, la española ha llegado a una capacidad instalada de 8,543 megawatts repartidos en 20 centrales de ciclo combinado, parques eólicos y fotovoltaicos en 15 estados.

De esta capacidad, casi 57% corresponde a la que se ha adjudicado mediante contratos de largo plazo para venta exclusiva a la CFE como productor independiente de energía; además, 26% tiene permiso de autoabasto.

empresas@eleconomista.mx