En México, seis de cada 10 empleos son informales, así lo reveló el Instituto Nacional de Geografía (INEGI) al presentar la medición del trabajo informal que atiende los nuevos criterios internacionales, siendo nuestro país el primero en aplicarlos.

Así, la información ampliada de la informalidad refleja que en el tercer trimestre del 2012 hay en el sector 29.3 millones de personas, lo que representa una tasa de 60.1%; muy por arriba de la reportada antes de aplicar la nueva metodología dictada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que sólo reconocía a 14 millones 221,779 trabajadores.

México es altamente informal, si se considera que el empleo formal, con seguridad social que reporta el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene un registro de apenas 16 millones de trabajadores.

Así, el sector informal como tradicionalmente se venía midiendo contribuyó con poco menos de la mitad (48.6) del empleo informal del país. El resto de éste provino del trabajo doméstico remunerado (2.1 millones de personas), del ámbito agropecuario (6.2 millones), así como las empresas, gobierno e instituciones (6.8 millones).

Eduardo Sojo, presidente de la Junta de Gobierno del INEGI, declaró que estos resultados reflejan que el mercado laboral mexicano está caracterizado por un grupo importante de instituciones y de trabajadores que son vulnerables por no estar dentro de un marco legal .

Además, deja al descubierto que hay muchas unidades económicas que no reconocen su relación obrero-patronal, pues no otorgan a sus trabajadores prestaciones sociales.

De tal manera que el nuevo concepto para medir la informalidad considera que ya no sólo miden a las unidades pequeñas, precarias, en las que no se distinguía el patrimonio del hogar al del establecimiento(…) esto va mas allá y se refiere a todos los que son vulnerables por operar al margen de la legislación que contempla su actividad .

Con los nuevos datos, también es posible conocer el comportamiento que ha registrado la informalidad desde el 2005 –cuando se inició con la serie- para reportar que en el primer trimestre de ese año la tasa era de 59.3%, para registrar 60.1% en el tercer trimestre del 2012.

En cuanto hace a la duración de la jornada laboral, mientras una persona en condiciones de empleo informal trabajó 39.5 horas a la semana, un ocupado formalmente lo hizo 42.7 horas. En tanto, en los ingresos laborales, una persona ocupada formalmente obtuvo en promedio 38.4 pesos por hora trabajada, mientras en la informalidad percibió 24.8 pesos.

ESTADO POR ESTADO

Las entidades federativas con menores proporciones de empleo informal fueron: Baja California Sur (41.6%), Chihuahua (42.8%), Nuevo León (43%); mientras que las de mayores tasas corresponden a Oaxaca (80.8%), Guerrero (80.8%) y (76.5%) Chiapas.

Sojo detalló que los mercados menos estructurados, menos modernos tienen una tasa de informalidad mucho mayor que aquellos que si están estructurados en donde lo que se refleja es una tasa de desempleo mayor.

Nuevo concepto de informalidad

El empleo informal o medición ampliada de informalidad añade a la que venía difundiendo el INEGI las siguientes categorías: el trabajo no protegido en la actividad agropecuaria, el servicio doméstico remunerado de los hogares, así como los trabajadores subordinados que, aunque trabajan para unidades económicas formales, lo hacen bajo modalidades en las que se elude el registro ante la seguridad social.

Composición ?de la informalidad

Nuevo concepto

  • 51.9% es trabajador subordinado y remunerado.
  • 33.8% es trabajador por cuenta propia.
  • 11.0% es trabajador no remunerado.
  • 3.3% empleadores

Definición previa

  • 32.4% ?es trabajador subordinado y remunerado.
  • 51.6% ?es trabajador por cuenta propia.
  • 9.1% ?es trabajador no remunerado.
  • 6.9% empleadores

[email protected]