El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) incrementó en los últimos años 30% la inversión para incorporar en el cuadro básico dos innovadores medicamentos para la cura de la Hepatitis C, los cuales tienen una efectividad del 95% sin causar daños ni efectos secundarios y reducen el tiempo de tratamiento en 75%, con respecto a las terapias anteriores.

En ese sentido, la inversión en este tipo de medicinas pasó de 1,300 millones de pesos en 2004 a 1,695 en 2016; recurso que, aunados una estrategia de negociación en precios, ha permitido contar con medicamentos de primera generación.

Así lo dio a conocer el titular del IMSS, Mikel Arriola, quien resaltó que gracias a negociaciones directas con los fabricantes, estos antivirales se compraron a un precio 90% menos que en Estados Unidos y 88% por abajo a los que hay en Canadá. El tratamiento trimestral con el nuevo esquema tendrá un costo de 168,000 pesos por paciente, es decir, 36% menos que el anterior tratamiento.

En su turno, el presidente de CANIFARMA, Guillermo Funes, reconoció la adquisición que realizó el IMSS gracias a que resolvió el grave problema financiero que durante años venía arrastrando, pero también porque al frente del Instituto está un funcionario non, que cumple lo que promete.

El presidente del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática, A.C., Enrique Wolpert, resaltó el compromiso que tiene el IMSS con sus derechohabientes, ya que les está ofreciendo una cura del 95 por ciento en tiempo récord.

Los medicamentos son los antivirales Sofosbuvir-Ledipasvir y Ombitasvir, Paritaprevir, Ritonavir y Dasabuvir.

erp