El fortalecimiento financiero en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a raíz del superávit de 6,400 millones de pesos y los ahorros por más de 7,300 millones de pesos con la compra consolidada de medicinas e insumos y el mejoramiento en la gestión de servicios médicos y administrativos, garantiza que todos los proyectos a realizarse en los próximos 18 meses tienen los recursos asegurados, afirmó el director del instituto, Mikel Arriola Peñalosa.

El plan 2016-2018 considera la incorporación de 12 hospitales regionales y 40 clínicas familiares, con una inversión de 27,000 millones de pesos en todo el país y con énfasis en los estados con mayor dinamismo económico, donde la creación de empleo y la afiliación al instituto están creciendo más que el promedio, explicó al presentar el avance del plan de infraestructura y los servicios que brinda el instituto en el hospital general de zona en Villa de Álvarez, Colima.

Los ingresos obrero-patronales también se han incrementado. En el 2016 sumaron 262,000 millones de pesos, y en los últimos cuatro años su tasa de crecimiento ha sido de 16% -cinco puntos arriba de la que se registró en promedio en el periodo 2007-2012- en buena medida beneficiado por la formalización del empleo, explicó.

Recordó que en el 2016 fue el primer año en que no se hizo uso de reservas, ahorro que ya reportaba incrementos desde el 2013.

De tal manera, puntualizó el funcionario, a partir de esos factores, se puede garantizar el proyecto de infraestructura que incrementará en 8% el número de camas, en 33% las consultas especializadas y en 21% el número de cirugías en la red médica y hospitalaria del instituto en el país.

Destacó que de las 52 obras, entre hospitales y clínicas, de los cuales hay al menos uno en cada estado, 13 ya fueron inauguradas, 30 están en proceso y nueve en la etapa de planeación. Con este programa se beneficiará a 22.8 millones de derechohabientes, precisó.

tiempo para Diagnósticos pasan de tres meses a un día

En el hospital general de zona número 1, en Villa de Álvarez, considerado como el primer hospital digital y sustentable en el país, se incorporó esa tecnología para la atención y diagnóstico de los pacientes en las áreas de pediatría y ginecoobstetricia, imagenología y hematología.

Si bien el costo es mayor que el de un hospital convencional, la digitalización permite la contención del gasto, ya que suprime la impresión de estudios, evita la duplicidad, la pérdida de estudios y disminuye el traslado de pacientes. También favorece el cuidado y protección del medio ambiente, pues evita la impresión de estudios, al eliminar los desechos de las placas radiográficas, expresó Arriola Peñalosa. Una de sus principales herramientas es el llamado cuarto azul , donde los especialistas pueden hacer videoconferencias con otros colegas, y apoyados con sistemas de interconectividad diferentes especialistas pueden valorar e interpretar simultáneamente los casos bajo su atención. Con ese sistema, el tiempo para realizar un diagnóstico y determinar el tratamiento o una eventual intervención quirúrgica se reduce de tres meses a un día, pues la información es compartida con los especialistas involucrados en tiempo real.

Sobre las 40 Unidades de Medicina familiar, explicó que el IMSS ha adoptado un modelo para hacerlas en el que puede atender al doble de pacientes en una clínica construida en poco más de 2,200 metros cuadrados, menos de la mitad de la superficie que se requería en clínicas de anteriores generaciones. Además de que ofrecerán servicios de laboratorio y equipos para atender padecimientos crónico-degenerativos.

Los próximos hospitales que inaugurará el IMSS están en Nogales, Sonora, y en Aguascalientes, ambos con 144 camas.