La baja en las tarifas eléctricas, como resultado de la aprobación de la reforma energética, tardarán más de cinco años, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

El presidente nacional del IMEF, Daniel Callejas, dijo que los beneficios que se anunciaron con dicha reforma crearon una expectativa que no será fácil de cumplir en los próximos años.

"Las tarifas de electricidad, bajo un mercado competitivo, podrían empezar a mostrar reducciones a partir de la inversión en nuevas plantas. Considerando que la planeación y construcción de estas instalaciones es de cuatro a cinco años como mínimo, no podemos esperar que las tarifas bajen antes de un lustro", argumentó.

Recordó además en conferencia de prensa que las tarifas de gas natural están referenciadas por la regulación mexicana a los precios que se determinan en el sur de Texas, Estados Unidos, donde la dinámica indica que en los próximos años el precio crecerá de forma moderada, y "no vemos cómo podrían empezar a caer los precios".

En su opinión, hay que esperar las legislaciones secundarias de la reforma para determinar con mayor precisión los tiempos en los que se esperan los resultados, sin embargo, por ahora no se ven elementos para que éstos se den en el corto plazo.

El IMEF también previó un nivel de inflación por arriba de 4% en los primeros meses del año, derivado de la reforma hacendaria y de factores como el incremento en la tarifa del Metro de la Ciudad de México.

Sin embargo, estimó un ajuste a la baja durante la segunda parte del año, para terminar 2014 en un nivel del orden de 3.9%, por lo que será un año difícil para el Banco de México (Banxico).

El vicepresidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF, Jonathan Heath, precisó a su vez que la inflación podría estar incluso cercana a 5% debido a las repercusiones de la reforma hacendaria.

Indicó que el resultado de 2013 no fue muy positivo, al registrarse un incremento en los precios del consumidor de 3.97%, prácticamente sobre el techo de la meta del Banxico, de 3% más/menos un punto porcentual.

Destacó que las perspectivas para 2014 no son muy alentadoras, ello en virtud de que se sentirá el impacto negativo sobre los precios de la reforma fiscal y otros incrementos .

Consideró difícil que el instituto central haga más expansiva su política monetaria, la cual ya es muy laxa tanto a nivel nacional como internacional, por lo que previó que el Banxico mantenga este año sin cambio su tasa de interés en un nivel de 3.5%, y será hasta 2015 cuando aplique un incremento.

nlb