A pesar de que el lunes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dijo que México entró en la clasificación de los 10 países con mayores entradas de IED en 2020, hoy información de la Balanza de Pagos del Banco de México (Banxico) cuentan otra historia, según los datos del banco central la Inversión Extranjera Directa a México registró un desplome que no se veía para un primer trimestre desde 1995.

“Durante el primer trimestre del año en curso la economía mexicana siguió captando recursos a través de la cuenta financiera, principalmente por concepto de inversión directa, de modo que la cuenta financiera presentó un endeudamiento neto”, señaló el banco central.

La Balanza de Pagos del Banxico informó que en los primeros tres meses del año el país captó 11,864 millones de dólares de IED, lo que representó una caída de 29.2% respecto a los 16,750 millones de pesos que entraron en el mismo periodo del 2020.

Esta es la mayor caída que se observa en la IED para un primer trimestre desde 1995, cuando los recursos captados disminuyeron 37.1 por ciento.

De los recursos que se captaron en el primer trimestre del 2021, 2,209 millones de dólares suponen nuevas inversiones, mientras que 7,025 millones son reinversiones y 2,629 millones cuentas entre compañías.

En contraste, el Banxico informó que la IED que hicieron los mexicanos en el extranjero pasó de 592 millones de dólares a 1,396 millones, lo que significó un crecimiento de 135% anual.

Déficit de 5,135 millones de dólares

La Balanza de Pagos del Banxico señaló que, en el primer trimestre del 2021, la cuenta corriente registró un déficit de 5,135 millones de dólares, con lo cual se ubicó en 1.7% del Producto Interno Bruto (PIB); sin embargo, los datos son menores a los que se registraron en el mismo periodo del 2020, cuando el déficit fue por 7,502 millones de pesos, lo que representó 2.5% del PIB.

Esta reducción anual del déficit de la cuenta corriente fue resultado de una significativa disminución del déficit del ingreso primario y del dinamismo que han continuado mostrando los ingresos por remesas”, señaló el banco central.

La institución, a cargo de Alejandro Díaz de León, señaló que la vacunación contra el Covid-19 y la mejora en las perspectivas económicas contribuyen a que los mercados financieros registren un mejor desempeño.

Pese a esto, el banco alertó de riesgos que podrían materializarse, como un “apretamiento en las condiciones financieras globales”, esto ante el aumento de la inflación en Estados Unidos que generarían una presión para aumentar las tasas de interés de los bancos centrales.

“Además, las economías emergentes enfrentan una mayor absorción de recursos por parte del sector público en aquellas economías avanzadas que implementaron cuantiosos estímulos fiscales y por la creciente participación de China entre los activos de renta fija de economías emergentes por su inclusión en los principales índices globales de inversión”, añadió. 

ana.martinez@eleconomista.mx