ICA y Operadora Cicsa, del empresario Carlos Slim, son las empresas (juntas y por separado) que hasta el momento han logrado los contratos más costosos de las licitaciones que se han emitido para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

De las más de 200 licitaciones que han realizado en los últimos dos años para construir la terminal, la cual tiene un costo de 180,000 millones de pesos, en cuatro de ellas han participado con éxito las dos constructoras mexicanas y los montos de los contratos obtenidos representan cerca de 100,000 millones de pesos, sin IVA.

Ambas empresas se unieron para formar (junto a GIA+A, Prodemex, Prodemex Infraestructura, La Peninsular, Operadora y Administración Técnica, Acciona Infraestructuras, Acciona Infraestructuras México, FCC Industrial e Infraestructuras Energética y FCC Construcción) el grupo que se adjudicó el viernes pasado el contrato para construir el edificio terminal de la nueva terminal.

La llamada joya de la corona del principal proyecto de infraestructura de la actual administración federal implica un costo de 84,828.4 millones de pesos.

En el proceso el consorcio se impuso en la recta final al que encabezaron Mota Engil y Aldesem, por 4.86 puntos. El primero sumó 95.66 (que incluyó una calificación perfecta de 50 puntos en su propuesta económica) y el segundo, 90.80 puntos. Previamente se informó que el grupo dirigido por de Omega Constructores y Rubau fue descalificado en la parte técnica al no contar con el capital de trabajo mínimo.

De acuerdo con el acta de fallo de la terminal, el contrato se deberá firmar en los siguientes 30 días (a partir del 6 de enero), periodo en el cual tendrán que ultimar detalles económicos y administrativos el consorcio y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM).

Además, todavía falta conocer si las empresas que participaron en el proceso tienen dudas y consideran conveniente impugnar la decisión (como lo hizo la española Rubau en la licitación de la pista 2, situación que se resolvió positivamente).

Sin embargo, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, concluyó en su cuenta de Twitter que el concurso se realizó bajo la mayor transparencia: Datos abiertos, testigo social, participación de OCDE y transmisión del fallo en vivo .

Sin retrasos la construcción

Por la relevancia del fallo del edificio terminal, entre los asistentes a la ceremonia estuvieron la subsecretaria de Transportes, Yuriria Mascott, y el director del GACM, Federico Patiño. La primera consideró que los 1,346 días que tendrá el grupo ganador para construir el edificio terminal, que implica poco más de 3.5 años, no van a ocasionar un retraso.

De ninguna manera. Los plazos están hechos para inaugurar en el 2020. Buscamos que cuando la administración (actual) termine tengamos dos pistas, la estructura externa de la terminal y la torre de control , explicó la funcionaria.

Con relación al retraso en la firma de los contratos correspondientes a las pistas 2 y 3, y la losa del edificio terminal, Patiño explicó, que, de acuerdo a la Ley de Obras, han fijado los días apropiados para darle velocidad a las obras y que si no se firmaron antes fue porque todavía no se tenían todos los elementos para hacerlo. Dijo que hubo algunos problemas administrativos pero las fechas para realizar las tareas no se han modificado.

Por su parte, la subsecretaria de Transporte agregó sobre el tema: Estamos hablando de que están participando consorcios, de que son grandes obras, donde no participa una sola empresa y fácilmente te presentan la documentación y puedes llegar a cabo la firma del contrato de manera muy rápida?

Cuando se trata de consorcios llevan más trámites administrativos, desde integrar toda su documentación para poderse consorciar, y eso a lo mejor hace que los plazos sean un poco mayores a lo normal.

Los contratos que involucran a ICA y Operadora Cicsa

  • Edificio terminal, que costará 84,828.4 millones de pesos. Se adjudicó al consorcio liderado por Operadora Cicsa e ICA, donde además participan GIA+A, La Peninsular, Prodemex, FCC y Acciona.
  • Losa del edificio terminal, que costará 7,555.6 millones de pesos, más IVA, será construida por el consorcio de ICA, cuatro subsidiarias e Idimsa.
  • Pista 3, que tendrá un costo de 7,359.2 millones de pesos, más IVA, será construida por el consorcio integrado por Operadora Cicsa, GIA+A, La Peninsular y Prodemex.
  • Caminos de acceso a la zona del edificio terminal, que representan 8.1 millones de pesos, son realizados por ICA.

El edificio terminal

  • La licitación del edificio, la obra más relevante del nuevo aeropuerto, implicó realizar seis juntas de aclaraciones para responder a las 4,915 preguntas hechas por las empresas interesadas.
  • La construcción se desarrollará en una extensión de 743,911 metros cuadrados e implicará la colocación de 95 posiciones de contacto y 68 puertas remotas para las aeronaves.
  • El edificio constará de cuatro niveles, con estructuras de acero, concreto, aluminio, cristal, entre otros materiales, malla y envolvente y acabados del mismo.
  • En su fase inicial, podrá trasladar 68 millones de pasajeros al año (en promedio, 186,000 diarios), con un crecimiento previsto para llegar a un total de 125 millones de pasajeros.
  • La obra será altamente amigable con el medio ambiente y bajo estándares que permitan obtener la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design).
  • Se reducirá el consumo de energía y de agua y se contará con equipos para generar energía fotovoltaica capaz de proporcionar electricidad baja en carbono.

[email protected]