El Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) informó que en el país las personas que perciben salario mínimo y laboran una jornada de trabajo completa, considerando tanto a los del sector formal como en el informal, representan 3.3% del total de trabajadores asalariados del país.

Al publicar en el Diario Oficial de la Federación el acuerdo por el cual se establecen los incrementos al salario mínimo para el 2015, la Conasami detalló que los trabajadores en esta condición suman 1 millón 94,753 trabajadores, cantidad menor al 2013 en casi 50,000 personas (-4.4%), cuando se reportaron 1 millón 144,679 trabajadores asalariados de un salario mínimo.

José Luis Carazo, integrante de la Conasami por el sector obrero, destacó que la disminución en el pago del mínimo obedece a diversos factores, entre ellos, hay quienes dejan de trabajar porque ese pago no les conviene, y el mismo mercado te fija el salario, hay empresas que han dejado de pagar un salario mínimo porque no es competitivo, sobre todo cuando se pretende disminuir la alta rotación .

Datos del Inegi refieren que quienes perciben hasta un salario mínimo disminuyeron en el tercer trimestre del 2014, comparado con igual lapso del 2013, en 24,553; como también se redujo quienes perciben más de uno y hasta dos salarios mínimos, 177,484; y se incrementó el total de personal asalariado que percibe de dos a tres salarios mínimos, en 852,301.

Para cubrir ciertas posiciones, las empresas deben ofrecer salarios competitivos, de lo contrario los trabajadores prefieren la informalidad. Aunque haya un porcentaje importante de trabajadores que ganan el mínimo en ese sector, también es cierto que lo prefieren por la flexibilidad que da, pese a que no haya prestaciones , indicó Irma Flores, directora de la firma de recursos humanos Red Ring.

Por otra parte, la Conasami afirmó que si bien existen riesgos al alza para la trayectoria de la inflación, como la posibilidad de una mayor depreciación cambiaria a raíz de la volatilidad en los mercados financieros internacionales y de aumentos en los salarios mínimos superiores a la inflación y al incremento en la productividad esperados, también los hay a la baja, como disminuciones adicionales en los precios de servicios de telecomunicaciones y la posibilidad de una evolución de la actividad económica menos dinámica que la prevista en caso de que los recientes acontecimientos sociales en el país afecten las expectativas de los agentes económicos , de ahí que la fijación de los mínimos se haya acordado en 4.2 por ciento.

Así, serán 70.10 pesos al día como salario mínimo para el área geográfica A, en la que se incluyen ciudades como el DF, Acapulco, Guadalajara, y Monterrey, entre otras. Y para la zona B, 66.45 pesos, en la que se encuentran estados como Aguascalientes, Campeche y Coahuila, entre otros.

Impulsan un solo salario

El Consejo de Representantes de la Conasami acordó que uno de los objetivos en los trabajos de la Comisión para la Recuperación Gradual y Sostenida de los Salarios Mínimos Generales, será evaluar la viabilidad para establecer un solo salario mínimo general en todo el país y establecer el calendario para su instrumentacióne y gradual implementación.

Convenios de productividad, sólo en 19% de los contratos colectivos

La Secretaría del Trabajo registró 11,138 contratos colectivos de trabajo en elm 2014, pero los convenios de productividad de sus revisiones salariales con bonos de productividad en la jurisdicción federal y local suman 2,180 apenas 19%- a pesar de que, según especialistas, deberían cubrir la totalidad del espectro para cumplir su función.

Los datos indican que los convenios de productividad se dieron en su mayoría en jurisdicciones locales, donde el registro de dichos acuerdos fue de 1,264; mientras que a nivel federal la suma fue de 916.

Respecto del 2013, los convenios que establecen las organizaciones sindicales con las empresas se incrementaron 2.7 por ciento.

Asimismo, el beneficio en el 2014 involucra a 539,772 trabajadores, de los cuales 502,766 fueron a nivel federal; mientras que 37,006 trabajadores laboran a nivel local.

Según especialistas en recursos humanos, la única manera de mejorar el salario es ligarlo a la productividad, establecer acuerdos o convenios permite tener mejores resultados para empresa y trabajador, de ahí la importancia de que cada vez más transitemos a convenios de productividad , comentó Mónica Flores, directora de Manpower Latinoamérica.

pmartinez@eleconomista.com.mx