Los fabricantes de autos advirtieron que el mercado automotor de Europa podría no mejorar por los próximos dos años debido a las medidas de austeridad y al alto desempleo en la región.

Las empresas participantes de la Feria de Autos de París, que se abrió a los medios el jueves, presentaron una serie de modelos básicos de vehículos que esperan que atraigan a los compradores más sobrios, así como otros de alta gama para clientes de China, donde el sector sigue gozando de saludables ventas.

Incluso los fabricantes de automóviles que hasta hace poco prosperaban y acaparaban porciones del mercado de otros competidores están sintiendo los efectos, mientras los presupuestos ajustados, el alto desempleo y las preocupaciones sobre el panorama a futuro mantienen a los consumidores alejados de las concesionarias.

El jefe de ventas de Volkswagen AG, Christian Klingler, dijo a periodistas en la feria parisina que podría no haber repuntes en el mercado europeo en los próximos dos años.

"Estamos preparándonos para más sorpresas negativas en el 2013, quizás también en el 2014", señaló Klingler.

El presidente ejecutivo de VW, Martin Winterkorn, había dicho a periodistas en vísperas de la feria que el 2013 sería "un año muy exigente, especialmente en Europa".

Volkswagen, la principal empresa automotriz de Europa, advirtió esta semana que las condiciones comerciales se habían vuelto "significativamente más difíciles".

El presidente ejecutivo de PSA Peugeot Citroen, Philippe Varin, declaró que no ve una recuperación del mercado europeo el año que viene y advirtió que la siempre fuerte plaza alemana también estaba empezando a debilitarse.

Su predicción coincide con las de otros fabricantes de autos que esperan una recuperación en Europa recién en el 2014 o el 2015.

Renault SA recortó el miércoles sus proyecciones y dijo que su objetivo de ventas anuales estaba bajo presión, mientras que su rival doméstico Peugeot, que en julio anunció el cierre de una fábrica y 8,000 despidos, predijo que sus competidores pronto tendrían que imitarlo.

El presidente ejecutivo de Fiat SpA, Sergio Marchionne, también presidente de la asociación europea de la industria (ACEA), reiteró su pedido para un abordaje de toda la región al problema de la excesiva capacidad de producción que está poniendo presión sobre la rentabilidad de las automotrices en momentos en que las ventas se estancan.

"Tenemos una responsabilidad colectiva en la industria para llevar adelante una reestructuración progresiva a nivel europeo", declaró Marchionne en una conferencia de prensa.

En tanto, Alfred Rieck, jefe de ventas de Opel, dijo a Reuters que espera que la unidad de General Motors Co venda más de un millón de vehículos este año.

Sin embargo, Opel también ve un futuro oscuro. "No soy pesimista cuando digo que no esperamos ningún viento de cola el año que viene", sostuvo Rieck.

La surcoreana Hyundai Motor Co postergó su objetivo de ventas y de participación de mercado por al menos un año debido a los desalentadores pronósticos.

La japonesa Toyota Motor Corp fue igual de cauta: "Mi opinión personal es que, al menos por los próximos dos o tres años, no creo que haya una recuperación fuerte", manifestó el miércoles el presidente ejecutivo de la unidad europea del grupo, Didier Leroy.

MFH