Si la Ley de Ingresos para el 2020 queda tal y como fue entregada al Congreso por parte de la Secretaría de Hacienda, Google cree que hay un riesgo de que se presenten muchos litigios en contra de esta regulación, debido a la sanción que impone a aquellos negocios digitales que no se registren ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

La propuesta de Paquete Económico 2020 de la Secretaría de Hacienda, que incluye los proyectos de Ley de Ingresos y del Presupuesto de Egresos de la Federación, obliga a las empresas que importan servicios digitales de consumo final, como películas, libros y música y que no tienen un establecimiento en México, a inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes ante el SAT. La sanción contra quien incumpla esta disposición es la suspensión de la conexión con los concesionarios de redes públicas de telecomunicaciones, es decir, quienes brindan el servicio de internet.

Lina Ornelas, directora de Política Pública y Asuntos Gubernamentales de Google en México, dijo en entrevista que "el riesgo es que puede haber una alta litigiosidad" gracias a este tipo de sanción, por lo que "lejos de lograr el objetivo de recaudación, las empresas, los ciudadanos y todo el mundo se va a amparar y las suspensiones se van a otorgar".

Ornelas dijo que con estos litigios, la ley no se va a poder aplicar e incluso podría promoverse una acción de inconstitucionalidad por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, por violar la Convención Americana de Derechos Humanos, ya que, consideró, se trata de una medida que no cumple con el principio de proporcionalidad.

 

"Las áreas legales de nuestras empresas van a analizar si se va a ir por una vía litigiosa. Tenemos todo el derecho de hacerlo y por eso estamos en estas conversaciones. Tenemos confianza de que sí se va a eliminar, pero queremos que no se siente el precedente", dijo Ornelas y recordó que ya ha habido otras iniciativas de ley, como la llamada Ley Fayad, que en caso de haberse aprobado podría haber ocasionado casos de censura, por las restricciones que imponía.    

"Tenerlo para un tema fiscal después se puede prestar a censura previa y luego se puede sacar a una ley de seguridad nacional, entonces no queremos un precedente así en México", dijo Ornelas.

OSC también planean litigar

Durante la conferencia de prensa convocada por la Asociación Latinoamericana de Internet (Alai), que agrupa a Google, Facebook, Airbnb, Mercado Libre y Twitter, también estuvo presente Grecia Macias, de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), organización de la sociedad civil que ha levantado la voz para rechazar la medida que la nueva regulación impone como sanción.

Macías aseguró en entrevista que si bien también espera que los legisladores revisen la propuesta del Ejecutivo y la corrijan, en caso de que no lo hagan, la organización deberá tomar medidas legales, pues la medida de desconectar a las plataformas digitales afecta el derecho a la libertad de expresión de los usuarios de internet en México.

"Yo creo que sí hay materia de litigio, en especial por el tema de la falta de proporcionalidad de la sanción, además de que es inconstitucional. Es muy probable que se haga, R3D va a defender a la sociedad civil, las empresas también van a encontrar área de litigio, va a ser una marea", dijo Macías.

Podría afectar a otras empresas y usuarios

Otro de los riesgos que enlistaron las empresas que forman parte de la Alai es que la desconexión de una plataforma digital implicaría la interrupción del servicio que ofrecen otros servicios digitales.

Manuel Haces, gerente de Relaciones con Gobierno en Google México, explicó que una compañía de base tecnológica o un negocio digital requiere, para estar activo, hospedarse en un servicio de hosting o en una nube y que dichos servicios son identificables mediante rangos de direcciones IP.

"Para que sea efectivo el bloqueo, los proveedores de servicio de internet (ISP) tienen que bloquear los rangos de direcciones IP de estos servicios de hosting, por lo que si se bloquea una aplicación, se bloquean todas las demás aplicaciones almacenadas en esos servicios de hosting", dijo Haces.

Al respecto, Lina Ornelas puso como ejemplo a Spotify y dijo que este servicio se encuentra alojado en servidores de Google en Mountain View, California, por lo que si se desconectara al servicio de streaming de música en México, los ciudadanos quedarían también aislados de los servicios básicos de Google, como el correo electrónico o el buscador.

[email protected]