La construcción de la refinería de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco, se dividirá en seis paquetes de equipos que se licitarán a finales de este mes, aseguró la secretaria de Energía, Rocío Nahle, durante su participación en la ceremonia de inicio de los trabajos de esta obra que tendrá un costo estimado de 8,000 millones de dólares y una capacidad de 340,000 barriles diarios.

El primer paquete constará de una planta combinada y una coquizadora de productos; el segundo será para las plantas hidrodesulfuradoras de diésel, gasóleos y naftas así como las reformadoras de naftas, y el tercero de estos paquetes será para la instalación de una planta de desintegración catalítica, la de isomerización de butanos, pentanos y hexanos, así como una recuperadora de azufre, productora de hidrógeno y una planta de alquilación.

En tanto, el cuarto paquete de construcción será para las plantas de aguas amargas fenólicas y no fenólicas, las regeneradoras de aminas y de tratamiento de gases; el quinto será para los equipos de almacenamiento y manejo de productos, y el sexto y último constará de la construcción de servicios e integración de las plantas, edificios y urbanización interna.

Según la funcionaria, desde diciembre comenzó la planeación de esta obra y ya se realizaron estudios hidrológicos, topográficos, de sitio, mecánica de suelos, sismológicos, muestreos de agua y aire.

Así, pretenden iniciar en julio con la procura de los equipos más grandes de este nuevo centro cuya capacidad equivaldrá a 21% de la capacidad actual del país, con la promesa de que arrancará con operaciones en tres años mediante un programa de ejecución acelerada.

El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, explicó que la planta diseñada para el proceso de crudo Maya de 22 grados API producirá 170,000 barriles diarios de gasolina y 120,000 barriles diarios de diésel. En el terreno de 566 hectáreas propiedad de Pemex, se instalarán 17 plantas de proceso y en se generarán 100,000 empleos directos.

La refinería recibirá el crudo que se extrae en esa zona del Golfo de México y enviará productos vía marítima a las terminales de Tuxpan, Veracruz, Pajaritos y Progreso, además de que se conectará con la red de poliductos de Minatitlán y de ahí partirá a la Ciudad de México y a Salina Cruz para que también vía marítima sea posible surtir al Pacífico.

Permisos ambientales en proceso

En materia ambiental, aseveró que ya se cuenta con la manifestación de impacto ambiental para los trabajos de dragado y ampliación que arrancan este domingo bajo el resolutivo SGPA/DGIRA/DG 07172 que emite la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Al respecto, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental explicó en un comunicado que desde el 15 de octubre del 2015, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) evaluó una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), modalidad regional, correspondiente al proyecto «Ampliación del Puerto Dos Bocas, Paraíso, Tabasco», promovida por la Administración Portuaria Integral (API) de Dos Bocas Tabasco, misma que obtuvo una autorización favorable condicionada en materia de impacto ambiental.

La autorización mencionada contemplaba poder llevar a cabo reparación y prolongación del rompeolas; prolongación de espigones; construcción de un muelle petrolero y muelle poniente; obras de dragado; apertura de zonas de tiro en el mar para desechar productos de dragado; obras de relleno para ganar terrenos al mar; relleno y nivelación de predios; construcción de vialidades; instalación de una red de alumbrado; construcción de una bodega; tanque para almacenamiento de agua potable; centro de control de tráfico marino y atención a emergencias. En ella nunca se contempló o se consideró la construcción de una refinería, detallaron.

Además, el pasado viernes 24 de mayo la misma Administración Portuaria Integral de Dos Bocas Tabasco, solicitó a la DGIRA llevar a cabo modificaciones al mismo proyecto de “Ampliación del Puerto de Dos Bocas, Paraíso Tabasco”. Las modificaciones solicitadas consisten en el aumento del volumen y profundidad del dragado así como el dragado de construcción en dársena comercial e industrial Este, ubicado en el municipio de Paraíso, estado de Tabasco, detalló el CEMDA.

Finalmente, el 30 de mayo, la DGIRA autorizó la modificación solicitada para el aumento de la profundidad del dragado y para el incremento de la superficie del dragado de la construcción de la dársena comercial e industrial.

“Es importante destacar que no se da autorización alguna para construir una refinería”, enfatizó el CEMDA.

Al respecto, Nahle aseveró que continúa el acercamiento con la Agencia de Seguridad Energética y Ambiental (ASEA) para el estudio técnico justificativo y en 17 días se estará iniciando en ventanilla el trámite para el estudio de riesgo ambiental con lo que iniciará el proceso de estudio y posible aprobación de la Manifestación de Impacto Ambiental, obligatoria en la Ley de Hidrocarburos para que inicie la construcción de una refinería.

[email protected]