La construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, no podrá iniciar el 2 de junio, como anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque no cuenta con el requisito indispensable de manifestación de impacto ambiental y el plazo mínimo para que la Agencia de Seguridad Energética y Ambiental (ASEA) dictamine al respecto son 60 días, pero ni Petróleos Mexicanos ni la Secretaría de Energía han introducido siquiera la documentación para que comience el procedimiento. 

Luis Vera Morales, director general de la ASEA, explicó en entrevista que aún desconocen quién será el promovente de la obra, pero en cualquier caso, no hay solicitud alguna del inicio del proceso de manifestación de impacto ambiental. 

“Nosotros estamos listos para recibirlos. Todas las áreas están preparadas para revisarlos con los estándares que le aplican a cualquier empresa, no hay ninguna distinción, estamos esperando”, dijo, “nosotros somos reguladores, como cualquier promovente ellos están en su derecho de someter las manifestaciones de impacto ambiental o los estudios que consideren y nosotros en ese momento los empezamos a trabajar”. 

Incluso, el titular del regulador ambiental detalló que no existe todavía la certeza de si será la Secretaría de Energía o Pemex quien promoverá el proyecto. Lo anterior, a pesar de que el presidente aseguró que la obra arranca el 2 de junio. 

“Si no tiene una manifestación de impacto ambiental no puede construir”, dijo, “lo hemos dicho en los medios y en corto, eso ya lo saben. Estamos esperando que lleguen con los permisos, sabemos que van avanzando pero de nuevo somos reguladores, no promoventes”.

Para que se lleve a cabo la manifestación de impacto ambiental en materia de hidrocarburos, existen guías publicadas sobre los documentos que debe presentar el regulado; a partir de entonces empieza el periodo de 60 días para las inspecciones, y si hay reuniones de información se ampliará el plazo. 

Por tanto, cualquier ceremonia en el terreno donde se pretende ubicar la nueva refinería, como la colocación de la primera piedra el 2 de junio, será simbólica, porque si los ejecutores de la obra no entregan los documentos y reciben una aprobación de la ASEA, habrá sanciones. “Nadie en el país puede iniciar sin este requisito, sea Pemex o quien sea tiene que tener un impacto ambiental previo”, aseveró el titular de la ASEA.

Las sanciones, en caso de que arranque la obra sin impacto ambiental, dependen de distintas leyes y en primera instancia incluyen la clausura de la construcción, seguida de multas que sólo en la Ley de la ASEA ascienden a mínimo 50 millones de dólares.

Los plazos de otorgamiento de la manifestación son de entre 60 días y tres meses. No sólo deben presentarlo, la ASEA debe autorizarlo y se hace público en la página del regulador para que el público acceda a toda la información. 

[email protected]