Uno de los efectos más importantes de la fusión entre SABMiller y AB InBev no es la escaldada de más de 50 puestos que tuvo Alejandro Santo Domingo en el ranking de los más ricos del mundo, ni tampoco es la creación de la cervecería más grande del planeta.

La consecuencia más significativa para el país es que podría abrirse la puerta a la llegada de nuevos competidores y cambios en el mercado.

Esto, a raíz de que en el mercado local de la bebida a base de cebada, que mueve alrededor de 6,861,720 millones de dólares al año, las filiales de ambas multinacionales (Bavaria y Bogotá Beer Company) suman 99% del mercado.

NOTICIA: América Latina aportará 33% de los ingresos de ABInBev-SABMiller

Mercedes Cevallos, gerente legal de Cevallos & Holguín Consultores, dijo que si a través de una fusión una compañía controla todo el mercado, tendría que evaluarse la posibilidad de una apertura.

De acuerdo con el artículo 336 de la Constitución Política del país, ningún monopolio podrá establecerse sino como árbitro rentístico, con una finalidad de interés público o social .

Este no es precisamente el caso local y de esta forma, la ley generaría el marco para que las compañías pudieran salir de activos como marcas para que entraran otros jugadores internacionales.

NOTICIA: Familia Santo Domingo fue clave en acuerdo SABMiller-AB InBev

Uno que ha sonado desde Chile es la Compañía Cerveceras Unidas, que tiene el respaldo de la holandesa Heineken y que fuera del negocio que hizo con Postobón para montar la Central Cervecera de Colombia podría estar interesada en obtener dichos activos.

Laura Rojas, experta en derecho de la empresa, mencionó que en este caso es probable que se dé un monopolio. No obstante, recalcó que las dos compañías deben solicitar una autorización a la Superintendencia de Industria y Comercio y este ente debe aprobar las condiciones de la unión local y de ahí definir si hay tomar alguna decisión sobre el futuro.

Puede que haya algún condicionamiento al movimiento empresarial pero como la fusión es tan reciente es probable que aún no haya un veredicto sobre la transacción en el país , añadió la analista.

Cabe recordar que el consumo de cerveza en el país es de 2,194 millones de litros y ha tenido un crecimiento en los últimos cinco años de 28.4 por ciento. En términos per cápita, un colombiano bebe al año 44.9 litros de la bebida y gasta alrededor de 140.72 dólares en doce meses.

NOTICIA: AB InBev adquiere cervecera colombiana BBC

Carlos Rodríguez, experto en empresas de la Universidad Nacional, destacó que en este momento existe un limbo jurídico ya que podría darse la situación de salir de algunas marcas.

Sin embargo, el especialista recalcó que uno de los factores para que no lleguen nuevos inversionistas a este negocio tan cerrado se debe a que el registro de la CCC, que componen Postobón y la CCU, da por sentado que no hay una posición dominante de los recién fusionados ya que están abiertos a la competencia que en el próximo año les presentará esta nueva cervecera de capital local.

Lo cierto es que los analistas señalaron que el monopolio es malo en tanto se aproveche su posición dominante para tomar decisiones restrictivas en el mercado que afecten a los consumidores y lo fortalezca.

abr