La producción de gasolinas de Pemex en los primeros 10 meses del año llegó a un promedio de 193,408 barriles diarios, volumen 5.2% inferior al del año anterior. Sin embargo, si se compara con la enorme reducción en las ventas internas de gasolinas de la empresa que en el promedio del mismo lapso cayeron 17.5% para ubicarse en 578,804 barriles diarios, Pemex ha logrado aumentar en más de seis puntos porcentuales su participación en estas ventas mediante la producción que en 2020 ha representado el 34.8%, mientras que el resto son importaciones.

Así, en el promedio de los primeros 10 meses del año la reducción en la producción, de 5.2%, fue incluso mayor que la del año anterior, ya que en el 2019 se redujo en 4.3% en comparación con el promedio de los primeros 10 meses del año del 2018.

La crisis económica y reducciones de movilidad por el Covid-19 que han impactado a todo el mundo provocaron que entre los primeros 10 meses de 2019 y el mismo lapso del 2020 haya una reducción de 17.5% de las ventas internas de gasolinas de Pemex, caída anual que es la peor en tres décadas.

Con ello, la producción de gasolinas de la empresa, que hace una década representaba el 54.8% de las ventas internas, ha promediado 34.8% de estas ventas de enero a octubre, con lo que el restante 65.2% que vendió la empresa corresponde a importaciones principalmente desde Estados Unidos, con un pequeño componente de gasolina remanente de los inventarios de meses anteriores.

Gracias a la caída en la demanda y a que la producción no mantuvo su ritmo anterior de reducciones, por tercer año consecutivo al llegar a octubre se ha observado un incremento en la participación de la producción de gasolinas en las ventas internas de la empresa que del 2018 al 2019 pasó de 27.7% a 28.3%, para luego aumentar hasta 34.8% en lo que va del 2020.

karol.garcia@eleconomista.mx