Después de que la autoridad investigadora de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) inició la investigación por posibles prácticas monopólicas absolutas en el mercado del gas licuado de petróleo (LP), en el promedio nacional los distribuidores de este combustible redujeron en más de 21%, que son 1.16 pesos por kilogramo, sus costos y márgenes de operación.

El 22 de febrero pasado, el regulador en competencia económica publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el aviso mediante el cual la autoridad investigadora inició la investigación con el número de expediente DE-022-2017, en el mercado de la distribución y comercialización de gas LP en territorio nacional.

La indagatoria inició luego de que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) informó a la Cofece sus sospechas, por lo que el regulador en competencia investiga desde entonces la posible comisión de prácticas monopólicas absolutas, es decir, acuerdos ilegales entre agentes económicos que dañen la competencia al elevar los precios y disminuir la cantidad y calidad de los bienes y servicios, es decir, la comercialización de gas LP.

La sanción para quienes resulten involucrados en estas prácticas podrá ascender a 10% de sus ingresos, publicó a finales de febrero la Cofece. Desde entonces, se han observado aumentos a los precios finales del gas LP así como incrementos en sus distintos componentes en todos los casos, excepto en los promedios nacionales de costos y márgenes de utilidad de los distribuidores.

Variaciones por componentes del precio

En primer término, entre febrero y junio de este año, el precio spot del propano (componente principal del gas LP) en el mercado Mont Belvieu del sur de Estados Unidos —que Petróleos Mexicanos (Pemex) toma como referencia para sus índices— se incrementó en 7.4%, que son 59 centavos por kilogramo adicionales en este periodo.

Así, los precios de venta de primera mano o al mayoreo de Pemex se incrementaron también: de 11.22 a 12.29 pesos por kilogramo, con lo que subieron 9.6% o 1.08 pesos por kilogramo entre la semana del 26 de febrero al 4 de marzo (después de que se anunció la investigación) y la del 11 al 17 de junio.

Al incluir los costos de transporte y suministro y realizar descuentos por calidad del combustible, los precios que ofrece Pemex en los puntos de entrega a los distribuidores aumentaron en 11.6%, que son 1.32 pesos por kilogramo en el mismo periodo. Con ello se incrementó en la misma proporción el IVA, que corresponde a 16% de los precios en puntos de entrega, para que los precios finales que otorga Pemex llegaran a 14.73 pesos por kilogramo en el promedio de los 25 puntos de entrega a nivel nacional, con un aumento de 1.53 pesos por kilo de finales de febrero a la fecha.

Sin embargo, los costos y márgenes de los distribuidores, que corresponden a alrededor de 22% del precio final del gas LP, se redujeron de 5.41 a 4.25 pesos por kilogramo, una disminución de nada menos que 21% o 1.16 pesos por kilogramo. Con ello, los precios finales al consumidor han aumentado sólo 2% o 37 centavos desde que inició la investigación de la Cofece.

Fuentes del sector afirman que el margen de los distribuidores bajó en por lo menos 50 centavos por kilogramo, con lo que la mitad de las reducciones ha sido absorbida directamente por los posibles implicados en prácticas monopólicas.

[email protected]