El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) adjudicó a 34 empresas las 78 partidas que conforman 3,085 equipos médicos que serán renovados a nivel nacional y ello permitirá un ahorro de 392 millones de pesos, lo que significa 36% menos en promedio a los precios máximos de referencia.

En un comunicado de prensa, el IMSS detalló que el abrir el proceso de licitación permite un mejor precio y una mayor participación de empresas, pues para esta licitación internacional en concreto,  LA-019GYR040-E8-2017 y LA-019GYR040-E9-2017, se recibieron un total de 410 propuestas de por lo menos 91 empresas.

“Como resultado de este proceso de análisis, resultaron ganadoras 34 empresas que ofertaron las mejores condiciones técnicas y económicas para 65 de las 78 claves licitadas. Las 13 claves restantes serán adquiridas por el IMSS en procesos posteriores, en estricto apego a lo estipulado en la Ley de Adquisiciones”, detalló el organismo que encabeza Mikel Arriola.

Entre los equipos que se licitaron se encuentran: tres angiógrafos monoplanares para los que se destinarán 120 millones de pesos; además, se contempla la compra de 39 mastógrafos digitales por 196 millones de pesos, 120 carros rojos por 38 millones de pesos, 360 monitores de signos vitales por 75 millones y 432 mesas universales para exploración con una inversión por 7 millones de pesos.

Como parte del proceso, detalló el IMSS, la apertura y evaluación de las propuestas presentadas por los participantes se realizó bajo absoluta transparencia y siempre con la participación del testigo social designado por la Secretaría de la Función Pública.

El IMSS informó que todas las empresas adjudicadas cuentan con los registros patronales vigentes y cumplen con los requisitos técnicos y legales para ser adjudicadas.

Estas dos licitaciones serán complementadas por procedimientos locales de compra, a través de los cuales se invierten 796 millones de pesos en la adquisición de más de 23,911 equipos.

Con esto se renuevan equipos para el diagnóstico, tratamiento oportuno y rehabilitación de los principales padecimientos de los derechohabientes, como enfermedades cardiovasculares, circulatorias y detección de neoplasias malignas.

“Con estas acciones, el IMSS reafirma su compromiso de llevar a cabo procesos licitatorios públicos y competitivos con absoluta transparencia, que garanticen la calidad de los bienes que se adquieran, así como la generación de economías eficientes en la adquisición de los mismos”, destacó en el comunicado.