La Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG) respaldó la estrategia de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) en la ejecución de medidas que impidan la introducción ilegal de ganado bovino de Centroamérica y que ésta misma encabece las acciones necesarias para lograr un comercio ordenado, apegado a las disposiciones legales y sanitarias pertinentes.

En días pasados, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Manuel Villalobos, anunció un “cinturón de control” , encabezado por la Guardia Nacional para frenar el ingreso ilegal a México de un millón de cabezas de ganado provenientes de Centroamérica, lo que representa un riesgo sanitario para ese sector en el país.

“Es un trasiego de ganado que ha venido ocurriendo por muchos años, pero hay un riesgo que es de índole sanitario, porque en Centroamérica tenemos problemas sanitarios y lo que necesitamos es establecer ya un mecanismo que nos permita controlar ese paso de animales. Esos animales los necesitamos, pero no en la forma en que están pasando. Más o menos pasa un millón de cabezas al año, o sea que es un trasiego importante e ilegal”, dijo.

La CNOG, que encabeza Oswaldo Cházaro Montalvo, expresó su preocupación por ese trasiego de ganado que se ha registrados desde hace varios años, por lo cual respaldó estas medidas que buscan lograr un comercio ordenado, apegado a las disposiciones legales y sanitarias que protejan nuestra condición zoosanitaria y la competitividad de la ganadería nacional.

Los productores pecuarios mexicanos habían denunciado en múltiples ocasiones este ilícito y demandado a las autoridades su solución, por lo que reconoció que en este momento exista la voluntad del gobierno federal y de los gobiernos estatales del sur del país para proteger la sanidad de la ganadería nacional.

El líder de los 800,000 ganaderos organizados de México recordó que la ausencia de protocolos motivó que, en su momento, estados de tránsito y destino implementaran mecanismos emergentes y provisionales para mitigar el riesgo potencial que implicaba la falta de seguimiento de ese ganado, entre ellos un dispositivo identificador específico de “trazabilidad limitada” que ha evitado que ese ganado sea parte del inventario nacional y ha permitido reducir de manera efectiva el riesgo de diseminación de enfermedades como lo demuestra la actual condición zoosanitaria.

Cházaro Montalvo celebró que el presidente Andrés Manuel López Obrador, asuma, en coordinación con sus homólogas centroamericanas, los protocolos para resguardar nuestra condición zoosanitaria y propiciar un comercio justo, por lo que reiteró la disposición de los productores pecuarios del país para seguir colaborando con las autoridades a fin de garantizar la sanidad de la ganadería mexicana.