General Motors invertirá 420 millones de dólares para tres proyectos de expansión -dos de ellos en San Luis Potosí y el otro, en Silao, Guanajuato-, como parte de los 900 millones de dólares que había comprometido en México hace un año, y que prevé la creación de 1,000 empleos directos y 3,000 indirectos en el sector automotriz.

En presencia del jefe del Ejecutivo, Felipe Calderón, el presidente y director de GM en México, Ernesto Hernández Quiroz, anunció que en la planta de San Luis Potosí se destinarán 120 millones de dólares para el ensamble de la nueva camioneta Chevrolet Trax.

México será el primer país en el que se introducirá el vehículo para comercializarlo, luego de ser presentado a nivel internacional en París, Francia, en septiembre próximo.

Seguimos creyendo en México. Hemos sido pioneros al invertir antes que nadie en los estados de México, Coahuila, Guanajuato y San Luis Potosí, que se han convertido en centros de manufactura automotriz y polos de atracción de inversiones , refirió.

Otros 100 millones de dólares serán destinados para la construcción de la nueva planta en el complejo de San Luis Potosí, en la que se producirán transmisiones de doble embrague (cajas de cambio con nueva tecnología), abundó.

Hernández Quiroz dijo que el tercer proyecto corresponderá a la planta de Silao, Guanajuato, para la producción de la nueva generación de pick ups, cuya inversión será de 200 millones de dólares.

El presidente Felipe Calderón destacó que la empresa ha invertido en México 5,000 millones de dólares durante el sexenio, el mayor destino económico automotriz que se haya registrado en cualquier periodo presidencial.

Respaldado por el Secretario de Economía y por los gobernadores de San Luis Potosí y Guanajuato, el Presidente destacó que hoy México es una verdadera potencia automotriz que ha rebasado a Estados Unidos en la exportación de vehículos.

GM, completó, ha encontrado en México lo que cualquier empresa busca que es competitividad, eficiencia, productividad y, sobre todo, talento, profesionalismo y dedicación de mexicanos.

Las compañías, detalló, se fijan en los estímulos fiscales del gobierno, pero su administración entendió hace rato que México no puede competir con los estímulos que puede dar Estados Unidos, Alemania, Inglaterra o Brasil.

Por otro lado, el Mandatario estimó que México podría llegar a 4% de crecimiento económico este año.

tania.rosas@eleconomista.mx