General Motors se deslindó este miércoles de la intromisión de la vida sindical de sus trabajadores en su planta de Silao, en Guanajuato, como se acusa en Estados Unidos por violación, por lo que contrató a un consultor externo para una revisión exhaustiva, pues en la empresa se respetan los derechos de los trabajadores, escribió la empresa en una nota.

“No consideramos que haya involucramiento de General Motors en las presuntas violaciones ocurridas en nuestro complejo de Silao, hemos contratado a un consultor externo para realizar una revisión independiente y exhaustiva”, afirmó la gigante de Detroit.

A través de un comunicado, General Motors informó que apoya las disposiciones laborales del Tratado México, Estados Unidos, Canadá (T-MEC), incluyendo el Mecanismo de Respuesta Rápida.

“En General Motors, respetamos y apoyamos los derechos de nuestros empleados para tomar una decisión personal acerca de la representación sindical y cualquier negociación colectiva en su nombre”, acotó luego de que el gobierno de Estados Unidos presentó de manera oficial al gobierno de México una solictud para que sea revisado el caso de violación a los derechos laborales de los trabajadores de la planta de Silao.

La automotriz respondió: “General Motors condena las violaciones a los derechos laborales y las acciones para limitar el contrato colectivo de trabajo”. La empresa dijo que cooperará con el gobierno de los Estados Unidos y con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; así como con otras partes, para garantizar la integridad del proceso de votación del contrato colectivo en su complejo de manufactura de Silao.

erp