Francisco Aguirre Gómez deja la dirección general de Grupo Radio Centro (GRC) a partir del sábado 15 de junio, tras 12 años de haber sido el jefe omnipotente de esa compañía que logró 66.87% de la audiencia total en Ciudad de México al arranque del 2019, más una cartera de 200 estaciones de radio AM/FM repartidas por todo México, operaciones en Estados Unidos y un canal de televisión para la capital por salir al aire en octubre, y también con pasivos totales por 3,084.95 millones de pesos al cierre del 2018 y una mala suerte que se desató desde abril del 2015, con el tropiezo de GRC en la licitación IFT-1 de televisión digital, el sueño que Aguirre acarició en los últimos 53 años.

Juan Aguirre Abdó, de 28 años de edad, sucederá a su padre como el tercer Aguirre en dirigir lo que su abuelo Francisco empezó en 1946 como Organización Radio Centro; que después se convertiría en el primer grupo radiodifusor mexicano en cotizar en Wall Street y la Bolsa Mexicana de Valores.

Aguirre Abdó empezará su liderazgo en GRC en un tiempo en que la relación industria-gobierno se finca en un nuevo marco legal y regulatorio aplicable desde el 2014, en que la era de los ritos y entrega de concesiones de espectro sin análisis de mercado a la que estaban acostumbrados los industriales de la radiodifusión ha dejado de existir. La sucesión en Radio Centro es la segunda que ocurre en menos de dos años para una histórica y poderosa compañía de radiodifusión.

El otro ejemplo fue el ocurrido con Grupo Televisa en el 2017. El líder de la familia Aguirre sale de Radio Centro en un momento peliagudo para la compañía. Su hijo tendrá que recomponer los planes del grupo y la relación con los otros industriales del sector con los que se enojó su padre por temas de audiencias apenas estrene su nueva oficina en el corporativo de Constituyentes 1154.

El edificio lo vendió su padre a una empresa filial del grupo para compensar los estados financieros de GRC que desde el 2015 se miran en rojo para cumplir entonces con el pago obligatorio de 415 millones de pesos por haber desistido en el último minuto de una cadena de televisión de 123 canales, con la que Radio Centro hubiera creado la tercera televisora de este país ante TV Azteca y Televisa.

Aguirre Abdó está obligado a devolver la confianza a sus inversionistas y mantener contentos a los bancos que han facilitado múltiples créditos a Radio Centro en los últimos y difíciles cuatro años, principalmente a BanBajío.

Sobre todo, Aguirre Abdó tendrá que maniobrar para mantener viva la fuente de trabajo que da sustento a las 850 familias que al cierre del 2018 todavía dependían directamente del futuro de GRC, un porvenir que hoy roza la incertidumbre ante el anuncio del 3 de mayo del 2019 de Standard & Poor’s acerca de que ha puesto en revisión Negativa la nota de Radio Centro.

Radio Centro solicitó hace unos días una prórroga de 30 días hábiles para presentar su reporte financiero del primer trimestre del 2019, por tanto hoy sólo es posible conocer que GRC ingresó 1,388.89 millones de pesos en todo el 2018 y que tuvo una pérdida neta de 183 millones de pesos en el año.

Nielsen aseguró que a enero del 2019 Radio Centro poseía 66.87% de la audiencia en Ciudad de México.