¿Por qué aspirar a una casa temporal si podemos pensar en una definitiva?, se pregunta Ricardo Cuenca Sánchez, enlace en México del grupo colombiano Ecoplasso, que ante la emergencia de los recientes sismos en el país, propone un modelo constructivo de casas hechas con plástico posindustrial reciclado, de alta resistencia, con durabilidad de 500 años, segura, y a un costo asequible. Se denomina bloqueplás.

Ecoplasso, que está por concretar la instalación de una primera planta en el sureste mexicano o en el Estado de México, estudia la posibilidad de donar algunas viviendas de su producción inaugural a familias de escasos recursos que hayan perdido su casa en Chiapas y Oaxaca.

Cuenca Sánchez estima que si la planta comienza a operar en octubre, para enero del 2018, estaría en posibilidad de salir al mercado con las primeras 50 casas de plástico reciclado.

Resistencia y sustentabilidad

El sistema constructivo bloqueplás fue creado y patentado por el ingeniero Fernando Llanos Gónima; éste opera con plásticos posindustriales molidos que pasan por un proceso de extrusión y vaciado en moldes para crear los bloques, que luego se ensamblan y se sostienen con vigas y columnas del mismo material amarradas con perfil metálico, tornillos y no requiere de ningún pegamento.

Las construcciones se anclan en una plancha de concreto de 40 metros cuadrados y sus muros y techos son aislantes, resistentes a intemperie, humedad y a impactos o tracción; además, son anticorrosivos e inmunes a insectos, roedores o microorganismos, y no requieren pintura ni mantenimiento.

Las casas tipo estándar se arman en cinco días, cuentan con espacios para dos recámaras, sala-comedor, cocina, un baño y su costo es de 200,000 pesos. Pueden habilitarse con celdas solares para captación de energía, biodigestores para el tratamiento de residuos orgánicos y un tinaco para captación de 1,000 litros de agua de lluvia.

Pensando en ayudar a la gente más necesitada, Ecoplasso propone un esquema destinado a las familias y particularmente a la población de adultos mayores o con discapacidad, para que puedan aminorar el costo de su vivienda haciendo acopio de plástico y poniéndolo a disposición de la constructora. Este esquema, combinado con microcréditos o subsidios gubernamentales o de ONG, haría posible un beneficio para las familias damnificadas, asegura Ricardo Cuenca.

Contra la huella de carbono

Una de las preocupaciones de Ecoplasso, en el campo de la RSE, es disminuir el alto índice de contaminación del plástico y la reducción de la huella de carbono.

Aunque México es líder en el continente americano en acopio y reciclaje de PET, con 50.4% del material reutilizado y 14 empresas recicladoras, estos esfuerzos no son suficientes, ya que “el consumo va de la mano con los malos hábitos que tenemos los consumidores”, afirma Fernando Llanos, creador y dueño de la patente (www.bloqueplas.com).

Por ello, el sistema constructivo Bloqueplás es una alternativa, no sólo para enfrentar la emergencia de la devastación que han dejado los sismos, sino para pensar en un futuro más sustentable, refiere Ricardo Cuenca.

Una casa de este tipo requiere 7 toneladas de plástico reciclable (PET, poliestileno, tetrapak o incluso caucho de neumáticos) y para construir 50 casas mensuales, que es la capacidad de producción estimada de la futura planta en México, se requerirán 350 toneladas al mes de materia prima.

Con este sistema se recupera el valor hídrico del plástico que ya ha sido utilizado, porque para producir 1 kilo de plástico se necesitan 2,000 litros de agua. Con este dato se deduce que por cada casa se reaprovecha un producto que de lo contrario requeriría 12 millones de litros para fabricarse y si extrapolamos la cifra a la producción de 50 casas mensuales, el ahorro de agua rondaría los 7,200 millones de litros.

Reconocimiento de ONU-Hábitat

El modelo constructivo ha sido probado en Colombia, República Dominicana, Guatemala y próximamente en México.

Ricardo Cuenca Sánchez dice que pretenden también lanzar un mensaje a las nuevas generaciones y a la gente que ve con reticencia estas alternativas ecológicas de vivienda porque consideran que su casa está construida con basura. “Frente a esta noción necesitamos cambiar la respuesta y decir: ‘yo estoy cuidando el planeta’”.

Ecoplasso, afirma Cuenca Sánchez, propone ser un aliado de los gobiernos locales en la consecución de los objetivos medioambientales de la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible, al poner a su alcance un sistema constructivo reconocido por ONU-Hábitat como una “mejor práctica en sistemas alternativos de construcción”, que es sustentable y ofrece una solución de largo plazo.