Un colectivo de empresas de servicios petroleros en Estados Unidos, liderado por Finley Resources, introdujo una solicitud de arbitraje por 100 millones de dólares ante un tribunal del Banco Mundial alegando que México violó las protecciones a inversionistas bajo el pacto comercial del T-MEC al no honrar acuerdos, según abogados y documentos de la corte consultados por la agencia de noticias Reuters. 

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) registró el caso el 12 de mayo, interpuesto por la empresa de crudo y gas de Texas que ganó dos procesos competitivos de oferta de servicios y negoció un tercer contrato de perforación con Petróleos Mexicanos (Pemex), Finley Resources

Finley recurrió a arbitraje internacional después de que los esfuerzos para hacer cumplir sus contratos se estancaron en tribunales mexicanos, dijo Andrew Melsheimer, abogado de la empresa con sede en Fort Worth, Texas. 

El reclamo de Finley es el primero realizado por una empresa estadounidense de servicios petroleros contra México desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue renegociado como el T-MEC en 2020. 

Los casos ante el CIADI, que resuelve disputas de inversión, pueden tardar años en resolverse. Por lo pronto, Pemex y la cancillería mexicana no respondieron a solicitudes de comentarios. 

"México prometió que las inversiones de Finley estarían protegidas", dijo Melsheimer. En cambio, los tribunales del país dieron "poco o ningún movimiento" a la disputa, mientras que empresas mexicanas de servicios petroleros que hicieron reclamaciones similares recibieron un trato más favorable, dijo. 

Varios cientos de empresas de toda la cadena de valor de hidrocarburos, así como generación y suministro de electricidad arrancaron inversiones en México tras la reforma energética del 2015, que trajo además la firma de 100 contratos en materia de exploración y producción petrolera adjudicados en concursos de licitación del gobierno mexicano.  

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el cargo en 2018, se ha comprometido a reactivar la altamente endeudada Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Pero ha amenazado con revocar las reformas del mercado energético si no puede modificar las reglas para ayudar a las dos compañías. 

México enfrenta 13 disputas de arbitraje ante el CIADI, diez de las cuales se han presentado desde 2018, según la página web de la corte. 

El American Petroleum Institute, el principal grupo de cabildeo de petróleo y gas de Estados Unidos, ha enviado al menos dos cartas a líderes mexicanos y estadounidenses expresando su preocupación de que las acciones del gobierno mexicano perjudiquen a los inversores estadounidenses y violen los acuerdos regionales de libre comercio. 

En la actualidad hay dos reformas a Leyes secundarias a la Constitución detenidas por juzgados federales especializados en competencia económica: a la Ley de la Industria Eléctrica y a la Ley de Hidrocarburos. Ambas fueron aprobadas por la mayoría de Morena en el Congreso, luego de las iniciativas presidenciales diseñadas para reducir las actividades de empresas privadas en generación renovable de energía, importación, comercialización y distribución de combustibles, con el fin de ampliar la participación de la CFE y Pemex que se han reducido a menos de la mitad en algunas actividades como la producción de energía fuera de horas pico y la comercialización al mayoreo de diésel proveniente de Estados Unidos.

kg