La estadounidense Fieldwood Energy, en sociedad con la mexicana de Grupo Bal, Petrobal, retrasarán el arranque en la producción del área contractual 4, donde se ubican los campos Ichalkil y Pokoch en el Golfo de México, que obtuvieron en 2016 en la Ronda 1.2, donde tenían previsto arrancar en agosto y llegar a 40,000 barriles por día el próximo año.

Sin embargo, debido a atrasos en los contratos para arrendamiento de infraestructura de Petróleos Mexicanos (Pemex), además de la pandemia y la negativa de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) de modificar su plan de desarrollo para 2021, postergarán hasta enero sus planes. 

El área contractual cuenta con dos campos que son Popoch e Ichalkil, se ubica en aguas someras en la línea fronteriza entre Tabasco y Campeche, con una superficie de 57.966 kilómetros. El último plan de desarrollo comprometió iniciar la producción en agosto con una inversión de 623 millones de dólares de los cuales 377 ya se ejecutaron durante el primer semestre del año. 

Sin embargo, el consorcio privado de los campos donde opera Fieldwood planteó este lunes una modificación al plan de desarrollo en el cual se mantuvo el presupuesto para lo que resta del año, pero cambiando las actividades sin evidenciar por qué aumentaron los costos, por lo que el órgano de gobierno de la CNH, en su sesión 66 extraordinaria, emitió una opinión negativa respecto al plan que presentaron de bajar de un volumen de 6.5 a 4.6 millones de barriles de crudo y de 9.8 a 8.6 miles de millones de pies cúbicos de gas. 

Y es que sólo de julio a diciembre en el rubro de construcción de instalaciones se pasó de 9.6 a 111.4 millones de dólares, a lo que el comisionado Néstor Pimentel recalcó que no se les podía otorgar el nuevo plan de desarrollo para lo que queda de 2021, porque si bien mantendrán su presupuesto programado, de 246 millones de dólares de julio a diciembre, quitaron el gasto en perforación de pozos, llevando hasta enero el pozo Ichalkil 6, pero multiplicaron por el gasto en construcción de instalaciones sin presentar facturas, contratos o cotizaciones, lo cual podría implicar que inflaron costos ya que con un contrato de producción compartida son socios del Estado y pueden recuperar costos, lo cual es muy grave. 

Según el comisionado del regulador, Héctor Moreira, se perderán hasta 2.5 millones de dólares al día por cada mes que se posterga el inicio de operaciones. 

“Recuerden que el área está programada para producir 40,000 barriles al día, el chistecito nos va a costar 300 millones de dólares, tenemos que asegurarnos del interés del Estado para responder de inmediato”, dijo Moreira, “es un ejemplo de que no podemos tardarnos en estos asuntos, que más que una aclaración, hace tres meses les debimos haber solicitado la prevención y no avanzar hasta este punto, porque el retraso nos cuesta a todos”.

Los campos Ichalkil y Pokoch se unirían a la producción del campo Miztón, de la italiana ENI, y de Hockchi Energy, en el campo del mismo nombre, con lo que habría tres grandes áreas operadas por privados en aguas someras mexicanas. 

karol.garcia@eleconomista.mx