Convertirse en trabajador independiente es un interés que crece cada vez más en los mexicanos. A la fecha, hay más de 14 millones de trabajadores independientes, de los cuales sólo 3% cuenta con un espacio de trabajo colaborativo, cifra que para el 2020 se estima que aumentará 80%, señala la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Ante este panorama, Manuel Braverman, junto con su socio, creó Kokatu, la primera plataforma web on demand que une a los dueños de espacios con empresarios, trabajadores o pequeñas y medianas empresas (pymes) que buscan un área de trabajo.

“De las personas, 86% trabaja alguna vez fuera de la oficina, por ello la necesidad de resolver la movilidad”, menciona Manuel Braverman, CEO de la empresa.

La plataforma, que está disponible desde el 2016, ofrece espacios de trabajo desde sala de juntas, áreas de capacitación, oficinas privadas y coworking, que pueden reservarse con hasta 15 minutos de anticipación en los más de 320 espacios disponibles en México, principalmente en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

“Quienes más contratan estos servicios son freelancers y startups, quienes no cuentan con una oficina o su área es pequeña, pero también nos contratan empresas grandes que buscan abrir nuevos mercados y aún no se establecen en alguna entidad”, agrega.

Detalla que los freelancers utilizan estos espacios para realizar presentaciones con el cliente sin la necesidad de trasladarlo a zonas alejadas, por ejemplo “no conviene llevarlos a Ciudad Satélite cuando se está en la Colonia del Valle”.

Ahorro económico

Una empresa que inicia puede gastar 25,000 o 30,000 pesos al mes en contratar una oficina y adaptar el espacio, pero no siempre se realizan las labores ahí y 40% del tiempo permanece desocupada.

Si sólo cuatro personas están en la oficina y en lugar de pagar renta mensual contratan espacios por medio de Kokatu, en promedio gastarían 10,000 pesos al mes, y con la facilidad de tener movilidad. Esto representa un ahorro de la mitad del presupuesto designado para la renta de una oficina.

“La semana pasada que estuve fuera me gasté 2,000 pesos en espacios de trabajo, trabajé tiempo completo, igual que si estuviera en la oficina. El gasto semanal representaría 8,000 pesos al mes si trabajara diario así, lo cual representaría un gran ahorro”, declaró Manuel Braverman.

Presupuesto

Un espacio de coworking cuesta, en promedio, 50 pesos la hora, mientras que una oficina privada, desde 100 hasta 300 pesos y una sala de juntas varía de acuerdo con el tamaño, pero ronda entre 500 y 800 pesos los 60 minutos.

El pago puede hacerse con tarjeta de crédito y es posible reservar con depósito bancario, transferencia o pago desde una sucursal de Oxxo. Tan sólo se requiere entrar al sitio, registrarse con correo electrónico, seleccionar el espacio, poner el número de personas y reservar, ahí mismo aparecen los servicios que se ofrecen al contratar y es posible hacer uso del espacio en 15 minutos.

Mezclar servicios

El empresario recomienda que las compañías que van iniciando contraten oficinas virtuales a fin de tener un lugar donde recibir correo y alguien que conteste las llamadas telefónicas, para que lo combinen con la contratación de espacios a la medida, que se adecue a las necesidades del trabajo y les permita movilidad.

“Al mes podrían ocuparse de 20 a 40 horas entre oficinas privadas o salas de juntas, y tener el domicilio comercial con una oficina virtual, sería un complemento para la plataforma”, finalizó.

[email protected]