Sería entre marzo y abril cuando Boehringer Ingelheim (BI) reciba luz verde por parte de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) para concretar la transacción de Merial (perteneciente a Sanofi), informó Luis Carlos Pérez, director de Asuntos Corporativos para BI México.

Esperamos que la resolución se dé entre marzo y abril. No creo que (la espera) se deba a raíz de algún problema en específico, atribuyo más bien a que se cruzaron las festividades de diciembre y a la carga de trabajo que tiene la Cofece. Todo está caminado perfectamente comentó en entrevista.

El directivo detalló que, de concretarse la transacción, BI saltaría de ser la quinta a la segunda compañía veterinaria del mundo; y en México podría escalar a la segunda desde el cuarto lugar que ocupa actualmente. Agregó que en los otros países no ha existido ningún problema para realizar la transacción. India era un país pendiente; sin embargo, el pasado 30 de enero recibieron la autorización reglamentaria, quedando únicamente México como país pendiente.

A finales del 2015, las farmacéuticas europeas anunciaron un deal de intercambio estratégico, el cual fue firmado en junio del 2016, donde BI cedería a Sanofi el negocio de autocuidado de la salud humana con un valor de 6,700 millones de euros; y Sanofi Merial, (enfocada a salud animal) con un valor de 11,400 millones de euros, sería transferido a la alemana, donde se incluye un pago en efectivo a Sanofi de 4,700 millones de euros para reflejar la diferencia en el valor de los dos negocios.

En diciembre del 2016 la Cofece anunció que existía una condicionante para hacer la transacción del portafolio de autocuidado de salud humana, donde ambas farmacéuticas propusieron un proceso de remediación, el cual fue aceptado por el órgano regulador y en México Sanofi recibió a inicios de enero el portafolio de medicamentos de libre venta (OTC) de la alemana, a excepción de los productos para la tos con flemas, los cuales continuará manejando BI.

Miguel Salazar, presidente y director general de BI México y Centroamérica explicó en ese entonces a El Economista que la parte más sencilla es transferir simplemente las ventas, la parte complicada siempre va a ser la de los registros sanitarios, la propietariedad de los documentos legales y para eso pueden pasar años, todos los activos y las plantas del mundo donde se firmó el acuerdo van a ser transferidas a Sanofi en la parte de OTC y todo lo que tiene que ver con la cadena Merial será transferida a Boehringer .

Merial tiene presencia en más de 150 países, con un portafolio integral en el cuidado de salud animal. Hasta el tercer trimestre del 2016, Merial representó 7.8% de las ventas de Sanofi.

maria.rodriguez@eleconomista.mx