La apuesta de Petróleos Mexicanos para incrementar el proceso de crudo y la elaboración de combustibles en el país es la refinería de Dos Bocas, ya que según el Plan de Negocios 2019-2023 de la empresa, los trabajos de mantenimiento de las seis refinerías actuales sólo lograrán pasar de una utilización de 37% al cierre del año pasado, a 62% en 2021, para que luego, con la entrada del nuevo centro refinador, se llegue a una utilización de 75% de la capacidad nacional.

Y es que según el plan de la empresa publicado este año sólo aumentará 5% el proceso de crudo en las seis refinerías en operación (Madero, Cadereyta, Minatitlán, Tula, Salamanca y Salina Cruz), para ubicarse en 643,000 barriles diarios.

A pesar de que únicamente mediante modernización de la infraestructura y sin reconfiguraciones para aumentar la capacidad se llegaría a 90% de la utilización de las refinerías, es decir, un proceso de 1.476 millones de barriles diarios en el 2020, como lo ha prometido la secretaria de Energía, Rocío Nahle, el plan de la empresa es llegar a 788,000 barriles diarios el próximo año (una utilización de 48% de la capacidad) y a 1.021 millones de barriles por día en el 2021, que es 62% de la capacidad, antes de que entre en operaciones Dos Bocas.

Con una capacidad instalada de 340,000 barriles por día, como se planteó en la presentación del proyecto, la refinería de Dos Bocas permitirá que el Sistema Nacional de Refinación alcance una capacidad de 1.980 millones de barriles por día a partir del 2022, en que sólo lograría un proceso de pruebas de 27,000 barriles diarios en el promedio anual.

Así, a partir del 2023 la refinería de Dos Bocas operará a 94% de su capacidad y a partir del 2024 el Sistema Nacional de Refinación ya integrado llegará a una capacidad de utilización de 75%, según lo planteado en el Plan de Negocios de Pemex, divulgado.

En tanto, la producción de gasolinas y diesel se soporta también en la entrada en operaciones de esta nueva refinería, ya que el Plan de Negocios prevé un incremento de 76% en la producción de gasolinas y de 85% en la producción de diesel únicamente cuando arranque en su totalidad en el 2023.

Y es que Pemex espera obtener una producción incremental de gasolinas de 162,000 barriles diarios, en contraste con los 211,512 barriles diarios que se producen hoy, y en el caso del diesel, a los 139,133 barriles diarios se añadirían 118,000 barriles por día al 2023, sólo mediante la elaboración de la nueva refinería.

Ya que el Plan de Negocios no cuenta con expectativas incrementales de la producción de combustibles automotrices a partir de la modernización de las refinerías que operan hoy, únicamente con la producción actual más la que se obtenga de la refinería de Tabasco prevé llegar a una elaboración de 373,512 barriles diarios de gasolinas y a 257,133 barriles por día de diesel.

Lo anterior, sin contar la producción incremental que se obtendría en el Sistema Nacional de Refinación si se pasa de la utilización actual de 37% a 62% de la capacidad antes de que entre en operación la refinería de Dos Bocas, como establece el Pan de Negocios.

[email protected]