El titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), David Colmenares Páramo, indicó que de acuerdo con las auditorías realizadas a Pemex Exploración y Producción y Pemex Transformación dichas subsidiarias de la paraestatal se encuentran en quiebra técnica.

“Pemex Exploración y Producción, si bien en 2017 generó valor económico, éste se redujo en 72.1%, respecto de 2016, y la empresa no fue rentable debido a la carga fiscal. Asimismo, Pemex Exploración y Pemex Transformación se encontrarían en situación de quiebra técnica, si fuesen totalmente autónomas e independientes”, indicó el auditor superior de la Federación.

Sobre Pemex Transformación, el auditor indicó que la subsidiaria subutilizó su capacidad instalada, debido a la proliferación de tomas clandestinas.

“En el caso de Pemex Transformación, su costo de ventas fue superior en 4.6% a sus ingresos debido a la subutilización de su capacidad instalada y a que registró pérdidas netas por 44,599 millones de pesos, que se explican por el incremento, en 851%, del número de tomas clandestinas, que pasaron de 1,323, en 2011 a 12,581, en 2018. A lo anterior habría que agregar que sólo el pasivo laborar de Pemex Transformación fue mayor 0.3 veces a sus activos totales”, apuntó.

En la entrega del tercer paquete de informes individuales de la Cuenta Pública 2017, realizado en la Cámara de Diputados por la tarde de este miércoles 20 de febrero, Colmenares precisó que para que Pemex sea rentable en el mediano y largo plazo se debe realizar una evaluación de las estrategias a seguir.

Reforma energética de Peña Nieto, sin resultados

Asimismo, el auditor de la Federación indicó que la Reforma Energética en materia de hidrocarburos no ha mejorado la situación del sector y, por el contrario, ha empeorado.

“La fiscalización de la Reforma Energética en materia de hidrocarburos, implementada en el periodo 2013-2017, evidenció que los resultados observados no reflejan un avance en el cumplimiento de sus fines, dado que la inversión en el sector se redujo 59.7% en 2017, al igual que la extracción de crudo, ya que en el periodo 2013-2017, ésta disminuyó 6.2% en promedio anual.

“Asimismo, se incrementaron significativamente los precios de los combustibles a los usuarios finales, y no se cuenta con datos fidedignos respecto del daño ambiental”, precisó Colmenares en el Salón de los Legisladores en el recinto de San Lázaro.

Sobre la infraestructura en el rubro el auditor superior de la Federación refirió que se registraron también detrimentos.

"En cuanto a la infraestructura, ésta decreció 14.6%, al pasar de 9,379 pozos en 2013 a 8,008 en 2017; de igual forma destaca la disminución en 13.7% de los campos de producción; 47.4%, en terminales de distribución; 18.2%, en complejos petroquímicos; 35.2%, en unidades de servicios a pozos, y 37.6%, en equipos de perforación y reparación de pozos.

“Lo anterior provocó que la extracción de crudo, en el periodo 2013-2017, disminuyera a una tasa media anual de 6.2%, al pasar de 921.6 a 711.2 millones de barriles”, dijo Colmenares Páramo.

[email protected]