En el 2003 nació Energroup una empresa mexicana que se enfoca al desarrollo de soluciones energéticas, que inició con una inversión de 4 millones de pesos, una planta muy pequeña, tanques y equipo usado, y tres emprendedores que buscaban ofrecer nuevas alternativas de uso de combustibles en el país.

“El primer producto que maquilábamos fue para calderas y hornos que era entre el combustóleo pesado y el diésel, básicamente para sustituir al combustóleo pesado, que tuviera un manejo mucho más amigable, menos contaminante y además que dañara menos la maquinaria, en su momento fue nuestro producto insignia”, comentó en entrevista con El Economista, Luis Armando Reding Cadena, socio fundador y director de operaciones de Energroup.

Explicó que la oportunidad de negocio se concentra en una falta de disponibilidad de variantes en el combustible. “A la industria, le implica tener que comprar diésel, por ejemplo, en Estados Unidos tienen una gama muy amplia de productos que ofrecen para diversos requerimientos. Si vas a mover un tractocamión usas un diésel ultrabajo de azufre, pero si vas a utilizar una máquina que consume un refinado, necesitas mayor poder calorífico. 

“Lo que nosotros hacemos es diseñar en este caso un producto que tenga un mayor poder calorífico y que tenga unas características másparecidas al combustible que se solicita para operar la planta, porque la planta, la maquinaria, el horno o la caldera no fue diseñada para funcionar con un diésel automotriz fue diseñada para funcionar con un diésel industrial, pero en México no lo tenemos y las maquinarias llegan a costar varios millones de dólares, por ello es relevante el cuidado”.

Energroup se dedica al desarrollo de soluciones energéticas, diseñan, desarrollan y comercializan combustibles para mar y tierra, así como aditivos que mejoran el rendimiento y desempeño de los hidrocarburos que comercializan y actualmente cuentan con una plantilla laboral de 280 personas y suman ventas anuales que van entre 4,500 y 6,000 millones de pesos.

Contamos con una planta industrial de producción y almacenamiento ubicada estratégicamente en Cadereyta, Jiménez, Nuevo León a un par de kilómetros de Pemex”, dijo Luis Reding.

Planes

El principal sector para la empresa es el industrial, quienes usan combustibles para sus procesos de transformación con flama abierta y en los últimos 18 meses, se han enfocado al sector transporte que consume diésel.

Dentro de nuestros planes de crecimiento se encuentra construir otra terminal de almacenaje y distribución en la zona del Bajío o de la Península, además de adquirir más equipo para entregas locales”, consideró Reding.

“En el mundo vamos hacia el cambio en la forma en que se produce la energía, pero no vamos tan rápido, sin embargo, en el futuro pensamos incursionar en la generación de las energías más limpias”, concluyó.

patricia.ortega@eleconomista.mx