Puebla, Pue. La reforma energética es un tren bala que no se va a detener y las empresas que no se suban van a perder una buena oportunidad , sostuvo el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

Durante su participación en el foro México Cumbre de Negocios 2016, que se realizó en esta ciudad, comentó que el éxito de la reforma es su propia coyuntura entre la Iniciativa Privada y el gobierno.

En el panel El sector energético en México, garantizar los beneficios de las reformas , dijo que, pese a la caída del precio del petróleo, se garantiza la competitividad del sector energético mexicano, por su ubicación geográfica o por los recursos petroleros variados.

Tenemos los planes más competitivos con cero discrecionalidades y contratos petroleros buenos con un régimen fiscal atractivo , refirió. Tras reconocer que hubo errores en la elaboración de la propia reforma, lo que afectó para concretar inversiones privadas, puntualizó que debieron aprender de esas fallas y diseñar un modelo de contrato competitivo.

Recordó que eso se ve reflejado en licitaciones, tres ya oficiales y cuatro más que se encuentran en proceso, dentro de las cuales se tiene a 60 empresas interesadas en participar.

También, admitió que la caída del precio del petróleo impactó más fuerte a Petróleos Mexicanos (Pemex) respecto a otras petroleras, porque además la estatal tuvo pérdidas en su actividad industrial y refinerías, ya que tiene instalaciones antiguas, aunado a los paros técnicos programados.

Reforma, en fase más compleja

Joaquín Coldwell mencionó que la reforma energética está entrando en una etapa más compleja y políticamente más sensible, situación que implica el momento de fortalecer los mercados paras el gas LP, gas natural y el rubro eléctrico.

Agregó que para mejorar la eficiencia de la empresa federal se hicieron ajustes por parte de la nueva administración que encabeza José Antonio González Anaya para bajar el endeudamiento y recurrir a la austeridad.

Añadió que a dos años de ser promulgadas las leyes de esa reforma, se tienen resultados positivos, como son la llegada de 36 empresas al país, que implican 30 contratos de exploración y extracción de hidrocarburos.

miguel.hernandez@eleconomista.mx