Las compañías españolas, con BBVA, Santander, Naturgy, Iberdrola, Repsol, Telefónica y Meliá a la cabeza, siguen de cerca los acontecimientos en México, un mercado clave para su negocio.

España sigue de cerca la evolución de los acontecimientos tras la victoria de Andrés Manuel López Obrador en los comicios del domingo. Alrededor de 6,000 empresas españolas de sectores como banca, energía, telecomunicaciones, infraestructura, turismo, automoción y textil, entre otros, operan en México, con el que España mantiene una estrecha relación comercial.

Entre enero y abril, según los datos del Instituto Español de Comercio Exterior (Icex), España exportó a la región 1,477 millones de euros, mientras que importó producción mexicana por valor de 1,571 millones de euros. Estos son algunos de los sectores en los que la presencia de las empresas españolas es mayor:

Bancos

En el sector financiero, Santander, BBVA, Sabadell y Mapfre cuentan con intereses en México. El banco presidido por Ana Botín obtuvo el pasado año un beneficio de 710 millones de euros en el país, lo que representa 7% de las ganancias globales de la entidad.

BBVA, por su parte, cuenta con su importante filial Bancomer, entidad que el año pasado ganó 2,162 millones, 40.3% del beneficio atribuido del banco. Sabadell, tras varias aventuras anteriores, retomó sus operaciones bancarias en México a principios del 2016 y la de banca de particulares este año. Mapfre ganó 26.5 millones de euros el pasado ejercicio en su unidad de Latam Norte, donde está integrada su unidad mexicana. El resultado de Mapfre se vio lastrado por los mayores costos y el impacto de algunas catástrofes naturales.

Energía

Las empresas energéticas españolas más expuestas en México son Repsol, Iberdrola y Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa). En su apuesta por el país azteca, este año Repsol puso en marcha las 10 primeras estaciones de servicio en ese mercado, donde también posee activos de exploración de hidrocarburos. Para Iberdrola, México representa 2% de su resultado bruto de explotación (ebitda), mientras que, para Naturgy (Gas Natural Fenosa), es 4 por ciento.

Infraestructura

El líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, ha generado mucha incertidumbre entre la clase empresarial mexicana. Más que por sus amenazas reales sobre el actual statu quo del país, por la poca fiabilidad de sus declaraciones, ya que “una mañana dice una cosa y al siguiente día, opina diferente”, aseguran empresarios españoles con presencia en el país. El hilo conductor de su mensaje político ha sido la lucha contra la corrupción, lo que hacía pensar en una revisión de las políticas de contratación pública en el país. A medida que fue avanzando la campaña, su posición sobre algunos proyectos clave se ha ido moderando.

El caso más llamativo es el nuevo aeropuerto de México, donde compañías como Acciona y FCC se juegan obras por más de 3,000 millones de euros. En un primer momento, López Obrador insinuó que iba a paralizar las obras, pero ahora considera que el proyecto debe seguir adelante, hasta el punto de manifestarse a favor de su privatización una vez se realice una consulta pública. “Su forma de ser es más parecida a la de Lula en Brasil o Bachelet en Chile que a la de Hugo Chávez en Venezuela o Evo Morales en Bolivia”, indican quienes lo conocen en su etapa como gobernante en la Ciudad de México.

Bajo su mandato se realizaron obras importantes como la ampliación del metro o el segundo piso del Periférico con la estrecha colaboración del sector privado. Algo parecido sucedió con el denominado tren de Toluca, una obra con sobrecostos millonarios que el presidente electo de México se ha comprometido a terminar en su Legislatura. En esta obra, dividida en varias fases, también han trabajado empresas españolas como CAF, Azvi, Isolux y Rubau, entre otras. Donde hay más dudas es en la política de carreteras y el futuro de las concesiones de autopistas.

López Obrador fue muy crítico con los casos de corrupción que salpicaron a OHL México (ahora del fondo IFM). Entre los asuntos más espinosos figura el proceso de liberalización y de privatización del mercado energético en México, que afecta de lleno al gigante Pemex. López Obrador es contrario a esta nueva regulación impulsada por Peña Nieto.

En energía, los grupos de infraestructuras españoles con más intereses en México son ACS, Acciona y Abengoa, entre otros. Firmas como Técnicas Reunidas, Elecnor y Duro Felguera son proveedores habituales tanto de las autoridades eléctricas del país como del gigante Pemex.

Telecomunicaciones

También tiene presencia en México Telefónica, cuyo presidente, José María Álvarez-Pallete, señaló el lunes en una entrevista con Onda Cero, que la compañía está acostumbrada a procesos electorales de diferentes signos en los países en los que están presentes y respeta los resultados. “Lo que intentamos luego es explicar nuestro caso, explicar la importancia que tiene un sector como el nuestro e intentar que comprendan la importancia de esta transición tecnológica que estamos viviendo. En cuanto nos convoquen, iremos y lo compartiremos con ellos”, afirmó. Los ingresos de Telefónica en México bajaron 5.4% en el primer trimestre, hasta 277 millones de euros, y el resultado bruto de explotación (ebitda) ascendió a 41 millones, 28.1% menos. La operadora explicó que, excluyendo los cambios regulatorios en México, la facturación subiría 0.7% y el ebitda aumentaría 7.6 por ciento.

Textil

Inditex desembarcó en México en 1992, abriendo su primera tienda Zara en la capital. hoy en día, cuenta con cerca de 400 establecimientos repartidos entre enseñas como Zara, Bershka, Pull & Bear y Oysho. Se trata de uno de los mercados internacionales donde más ha crecido en los últimos años.

Turismo

México juega un papel muy relevante para las principales cadenas hoteleras españolas. Meliá, NH, Barceló, Iberostar, RIU concentran sus establecimientos en los grandes polos turísticos: Cancún y Playa del Carmen. NH, Meliá e Iberostar suman, cada una, una decena de hoteles en el país. También tiene intereses en el país Iberia, que vuela a México desde 1950. En la actualidad ofrece dos vuelos diarios entre la capital española y la Ciudad de México, si bien esta temporada de verano ofrece hasta tres, lo que eleva a 19 sus vuelos semanales.