El Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas) está listo para publicar la primera convocatoria en México para almacenamiento de gas natural: será en el yacimiento gasífero seco Jaf, ubicado en Veracruz, tendrá una capacidad de 10,000 millones de pies cúbicos para emergencias, requerirá de una inversión de 240 millones de dólares y tardará 42 meses en construirse.

“Sólo falta que la nueva administración quiera continuar con el proyecto. Va en sintonía con las necesidades de seguridad energética del país y nosotros ya hicimos todo lo que correspondía: marcamos el penal, sólo falta que decidan tirar el gol”, dijo Eduardo Prud’homme, director de la Unidad de Gestión Técnica del Cenagas.

Para seleccionar el yacimiento Jaf, se realizó una consulta entre industriales, quienes a partir de cuatro propuestas de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) nominaron este campo que produjo gas seco entre julio del 2009 y diciembre del 2014.

El proyecto será para almacenamiento subterráneo y tendrá requisitos técnicos muy sofisticados, como la capacidad de los 10,000 millones de pies cúbicos sólo como gas de trabajo o listo para su uso, por lo que para mantener las condiciones de presión deberá tener una especie de bolsa con otros cerca de 10,000 millones de pies cúbicos. Esta capacidad equivale a poco más de dos días de la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex) y 1.25 días de la demanda nacional actual.

El campo Jaf se localiza en Veracruz y tuvo producción sólo del 2009 al 2014, mediante cinco pozos. El campo se ubica a 1,650 metros de profundidad y a 5.8 kilómetros de una conexión al Sistema Nacional de Transporte de Gas Natural (Sistrangas) que administra la Unidad de Gestión Técnica del Cenagas.

El gas será adquirido por el Cenagas según su disponibilidad de la producción interna o de importación, y sólo se usará cuando la Secretaría de Energía emita una alerta basada en un plan de emergencia que debe elaborar si se reduce el suministro por fenómenos naturales, lo que ocurre cada año en temporadas de huracanes.

El gas de Jaf utilizado para suplir el flujo nacional en estas condiciones deberá ser devuelto en máximo el doble del tiempo en que se usó.

Con este proyecto, que sería construido y operado por quien presente la mejor oferta técnica y económica en un proceso licitatorio abierto y presencial similar a los de CNH, se busca cumplir con la política pública establecida por la Secretaría de Energía de alcanzar en el 2026 un inventario de cinco días ante una contingencia, lo que equivale a 45,000 millones de pies cúbicos.

kgarcia@eleconomista.com.mx